Con esa acción se reduce el riesgo de contraer padecimientos provocados por bacterias, parásitos y virus (Foto: SSM)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- La Secretaría de Salud de Michoacán (SSM) invitó a la población a lavar y desinfectar su tinaco o cisterna, tanque o pileta en esta época del año y con ello evitar las enfermedades causadas por bacterias, parásitos y virus que viven en el agua, y proteger así a los integrantes de cada familia.

Escherichia coli y enterobacter cloacae, son dos bacterias comunes que se pueden encontrar en el agua contaminada de los hogares, de ahí que desde principios de año se deba lavar y desinfectar el tinaco o aljibe para prevenir las enfermedades gastrointestinales y las diarreas.

Las infecciones por Escherichia coli y Enterobacter cloacae son muy comunes en los niños y casi siempre se manifiestan con diarreas, por ello es importante sanear los tinacos y aljibes para descartar las enfermedades ocasionadas por Salmonella y Shigella o bien por el virus de la Hepatitis A, parásitos y amibas.

El agua que llega a las viviendas generalmente es apta para tomarla, bañarse y cocinar con ella, sin embargo, casi todos los hogares cuentan con tinacos y cisternas que si no se mantienen limpios y desinfectados contaminan el vital líquido y pueden provocar infecciones en la piel.

Ante ello, la SSM recordó que es responsabilidad de todos limpiar y desinfectar los depósitos de almacenamiento de agua para descartar así riesgos a la salud por el manejo inadecuado del vital líquido para uso y consumo humano.

Para el lavado correcto del tinaco o cisterna, la Secretaría de Salud recomendó la preparación de una solución desinfectante en una cubeta, la cual consiste en agregar ocho mililitros de cloro (una tapita) por cada litro de agua que se ponga. Esta mezcla es suficiente para que se aplique con un cepillo limpio en las paredes.

Se debe impregnar el cepillo con la solución del cloro para tallar el piso, paredes y techo del tinaco o cisterna. Esta actividad se debe de realizar lo más rápido posible, utilizando un cubre boca o trapo húmedo, así como guantes de hule, y sobre todo no permanecer en el interior del tinaco por más de 10 minutos, además de hacer intervalos durante la desinfección.

Después de dejar que la solución se impregne durante 20 o 30 minutos en las paredes del interior del tinaco o cisterna se debe enjuagar con agua limpia, sacar el agua con jerga y cubeta, y proceder a abrir la llave respectiva para el llenado paulatino, una vez limpio.

Algunas recomendaciones especiales:

1.- Cierra el paso del agua al tinaco o cisterna, procurando que se vacíe en su totalidad.

2.- Apaga el “switch” o interruptor, si es que se tiene bomba para elevar el agua al tinaco o cisterna.

3.- Clausura la salida del agua del tinaco o cisterna, tapando el orificio de salida de éste, evitando que cualquier residuo circule hacia la red y obstruya la tubería.

4.- Quita el flotador y la varilla.

5.- Extrae por la parte superior el agua que ha quedado en el tinaco o cisterna hasta dejar unos 10 o 5 centímetros de agua.

6.- Cepille el interior (paredes y el piso), con especial cuidado en las uniones.

7.- Enjuaga con agua limpia.

8.- Recoge el agua sucia utilizando el recogedor, escoba, telas limpiadoras y la cubeta.

9.- Extrae el agua del enjuague con las telas limpias y la cubeta.

10.- Con ayuda de las telas, limpia perfectamente toda superficie del mismo, pero en ningún momento uses detergente.

Cabe mencionar que en caso de utilizar bomba de achique (motor de gasolina), no se debe introducir en la cisterna toda vez que genera monóxido y bióxido de carbono.