Esta es la primera vez en dos siglos, que un emperador japonés cede el cargo (Foto: captura de video)

Por: Alina Espinoza

Japón (Rasainforma.com).- Este martes, el emperador Akihito abdicó oficialmente para ceder el trono del Crisantemo a su hijo mayor, Naruhito.

Akihito, de 85 años, seguirá siendo emperador hasta la medianoche, hora en que el país entrará a la nueva era imperial “Reiwa”, luego de tres décadas de la era “Heisei”.

La ceremonia que duró 10 minutos, se realizó en el Salón del Pino, el lugar más elegante del Palacio Imperial.

“Espero, junto a la emperatriz, que la era Reiwa que comienza mañana sea una época estable y fructífera. Rezo con todo mi corazón por la paz y la felicidad del pueblo en Japón y en todo el mundo”, fueron sus palabras en su último discurso.

Akihito lució una voluminosa túnica de color marrón-dorado y un enorme sombrero negro, y realizó el ritual de “informar” sobre su abdicación a sus ancestros en varios santuarios del palacio.

“Hoy concluyo mis deberes como emperador. Desde que ascendí al trono hace 30 años, he llevado a cabo mis deberes como emperador con un profundo sentimiento de confianza y respeto por el pueblo, y me siento muy afortunado por hacer podido hacerlo”, dijo el jefe de Estado.

Antes del breve discurso del emperador, el primer ministro, Shinzo Abe pronunció unas palabras en nombre de todo el pueblo japonés. Abe anunció la renuncia de Akihito, según con la ley especial que el Parlamento tuvo que aprobar para permitir que el líder japonés pudiera dejar el trono como lo pidió en 2016.

Abe comentó que Akihito siempre ha deseado la paz y la felicidad de su pueblo, y que ha desempeñado un gran papel como emperador y cumplido con sus responsabilidades como símbolo del Estado y de la unidad de Japón.

Por otro lado, los habitantes japoneses celebran uno de los festejos históricos y únicos, ya que esta es la ocasión en que no están de luto por el deceso de un soberano. En 1989 falleció Hirohito, en 1926 fue el emperador Taisho, y en 1912, el emperador Meiji.

Tras estas celebraciones de la abdicación de Akihito, el presidente Donald Trump fue uno de los primeros en expresarse, al enviar un mensaje a la pareja imperial y mencionó la cercana relación entre Washington y Japón.

Esta es la primera vez en dos siglos, que un emperador japonés cede el cargo. Desde mediados del 2016, el emperador expresó su deseo de abdicar ya que no podía ejercer “en cuerpo y alma” por su avanzada edad y estado de salud.

Entonces, el gobierno de Japón decidió dar fecha para la abdicación y todo lo que la rodea, ya que es un proceso en donde la familia imperial no ha tenido voz ni voto.

Akihito y su esposa Machiko realizaron sus últimas labores como pareja emperadora, en donde acudieron a los estados afectados por los fenómenos naturales en la era de su reinado. Ambos gozan de gran respeto por la cercanía a los ciudadanos.