Condusef resaltó la importancia de alertar a la sociedad sobre el robo de identidad en mails, redes sociales y banca electrónica

Ciudad de México (MiMorelia.com)-.- La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) comunicó a la Cámara de Diputados que del 19 de febrero al 30 de abril del 2016, a través del Protocolo de Posible Robo de Identidad (PORI), se llevaron a cabo un total de mil 346 acciones de defensa, y se ha bloqueado por tres meses la consulta a las sociedades de información crediticia en 230 asuntos.

En el documento, publicado en la Gaceta Parlamentaria, la Condusef destacó que el robo de identidad cubre un amplio espectro que puede adoptar diversas modalidades y causar afectaciones, incluso de carácter fiscal o en la reputación.

Resaltó la importancia de alertar a la sociedad sobre el robo de identidad en mails, redes sociales y banca electrónica, así como situaciones asociadas al phishing, pharming, smishing o el skimming, es decir, al envío de correos electrónicos que aparentan provenir de fuentes fiables e intentan, mediante el engaño, obtener datos confidenciales del usuario.

Durante el primer semestre de 2015, las reclamaciones imputables a un posible robo de identidad se incrementaron 40 por ciento con respecto al mismo período de 2014, al pasar de 20 mil 168 a 28 mil 258. Cabe destacar que de cada cien reclamaciones imputables a un fraude en dicho periodo, dos corresponden a un posible robo de identidad.

Sobre el monto reclamado por los usuarios, en el primer semestre del 2015 ascendió a 118 millones de pesos, 19 por ciento más a lo reclamado en el mismo período de 2014, y de este monto el saldo abonado fue de 69 millones de pesos, es decir, 58 por ciento.

Así respondió la Condusef a un dictamen con punto de acuerdo aprobado por la Cámara de Diputados el pasado 29 de abril, donde se le solicitó promover, difundir y fortalecer las estrategias transversales contra robo de identidad, derivada de la sustracción de datos personales, específicamente en los casos de correo electrónico, redes sociales y banca electrónica.

Los legisladores expusieron que se tiene conocimiento de que la Procuraduría General de la República abre anualmente un promedio de tres mil averiguaciones previas por la presunta falsificación de documentos, conducta que incluye el robo de identidad y el mal uso de información financiera. La División Científica de la Policía Federal señala que atiende alrededor de 600 reportes por este delito.

Relataron que el Banco de México advirtió que, en 2015, el país ocupaba el octavo lugar mundial en este delito. El 67 por ciento de los casos, se da por la pérdida de documentos; 63 por ciento, por el robo de carteras y portafolios, y 53 por ciento por información tomada directamente de una tarjeta bancaria.

La sustracción de datos tiene consecuencias graves que pueden requerir mucho tiempo y recursos económicos para resolverse; por lo general, las víctimas tardan en darse cuenta de que su identidad fue robada, y una vez que sucede, es muy difícil recuperarla y es común tener problemas en el futuro, agrega el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

En el documento, la Condusef destacó que se han iniciado 598 procesos de conciliación y se han solicitado 13 dictámenes.