Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Alfredo Martínez Martiñón).- Los robos comunes con violencia en Morelia, aumentaron casi 80 por ciento en un año. Se incluyen los perpetrados a casa-habitación, a negocios y a transeúntes.

Lo anterior, según las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), correspondientes al primer cuatrimestre del presente año, y las del mismo periodo de 2015.

Así, entre las demandas presentadas en la capital michoacana por los tres referidos delitos, de enero a abril de la anualidad pasada se registraron 159 bajo el componente de la agresión, que subieron a igual lapso de este 2016, a 286, para el incremento de 79.8 puntos porcentuales.

En asalto a viviendas con violencia, pasaron de 14 a 31 en ese año de análisis, equivalente a 121.4 por ciento más.

Respecto al atraco a negocios, hubo 74 averiguaciones previas iniciadas durante el primer cuatrimestre de 2015 y 95 a similar lapso del presente año. Es decir, un crecimiento de 28.3 por ciento.

Pero es en el robo a transeúntes donde se dio la mayor alza, pues subieron de 71 a 160 demandas, lo que representa un 125.3 por ciento entre enero-abril de 2015 e iguales meses de la vigente anualidad.

Y es una tendencia hacia arriba desde el año anterior. En 2015 hubo 902 quejas ante ministerios públicos en la geografía moreliana, tanto a viviendas, transeúntes y negocios, cuando durante 2014 se sumaron 287, un alza de 214.28 puntos porcentuales.

Sólo en robo de vehículos a través de la violencia, disminuyó en 27 puntos porcentuales en el último año. En el primer cuatrimestre de 2015 se presentaron 185 demandas, que bajaron a 135 en el respectivo a 2016, según el reporte del SESNSP.

Algunos robos violentos en la capital michoacana

26 de febrero. Cuatro hampones cometieron un asalto en el Bar ‘La Enramada’, situado en la Avenida 20 de Noviembre, esquina con la calle Amado Nuevo, del Centro moreliano. Se apoderaron del dinero de la caja y también de las pertenencias de los clientes, uno de los cuales se opuso y lo hirieron de un balazo en el abdomen. Llegaron como cualquier cliente; sin embargo, de pronto sacaron armas de fuego y amenazaron a los presentes.

27 de febrero. Al menos tres sujetos irrumpieron en la sucursal Cklass Center, ubicada en la Avenida Acueducto, al poniente de Morelia, de la colonia Matamoros y tras amagar al vigilante perpetraron un atraco en el que según fuentes policiales se habrían llevado 385 mil pesos, producto de las ventas realizadas. Esto ocurrió por la tarde-noche y los delincuentes escaparon.

24 de marzo. Un vecino de la colonia Lago 1 fue privado de la vida a balazos, en los momentos en que se resistió a un robo. El delincuente, quien estaba encapuchado, lo esperaba desde un taxi y cuando el infortunado llegó ya por la noche a su domicilio, ubicado sobre la calle Cayuco, trató de quitarle sus pertenencias; ambos forcejearon y en un momento dado el ladrón le disparó con la pistola que traía hasta darse el trágico desenlace. El occiso tenía 39 años de edad y laboraba en la venta de teléfonos celulares.

27 de marzo. Alrededor de las 21:45 horas, una mujer resultó herida en su abdomen con arma blanca, cuando un ladrón trató de arrebatarle su bolso. Los hechos ocurrieron en la esquina de las calles Pedro Rosales y Camilo Camacho, de la colonia Balcones de Morelia. Un vecino salió al ver el atraco y trató de perseguir al maleante, pero tropezó. Los dos recibieron atención de paramédicos, mientras el autor del delito huyó.

7 de abril. Minutos antes, un militar retirado sacó dinero de un banco de la colonia Bosques Camelinas, y ya cerca de su domicilio, en la colonia Lomas de Vista Bella, un hampón lo amagó con pistola en mano, para exigirle el efectivo; pero no contaba con la reacción del hombre, quien al ver en peligro la pérdida de su patrimonio y posiblemente de su vida, lo desarmó y le disparó. El delincuente quedó herido y el robo pudo evitarse. Eso sucedió poco después de las 5 de la tarde, en la Avenida Mechuacan, entre las calles Cando y Nahuas.

15 de abril. Un cliente del Bar Happy RAW, en la colonia Electricistas, que se opuso a un robo, fue atacado con arma punzocortante por dos rateros y murió más tarde en el hospital del Seguro Social de Camelinas. Los delincuentes ingresaron durante los primeros minutos al negocio y tras llevarse el dinero de las ventas y de los clientes, salieron para huir en una motocicleta con rumbo desconocido.