Por: Sayra Casillas/@SayraCasillas2

Ciudad de México (MiMorelia.com).- “Los lujos, los dispendios y la opulencia han llegado a su fin” destacó el titular del Ejecutivo federal al asegurar que cumplió su compromiso de eliminar los privilegios que ostentaban altos funcionarios en administraciones pasadas, algunos –evidenció- con percepciones mensuales hasta por 700 mil pesos.

Entre las acciones que tomó en ese sentido enunció un freno a la contratación “indiscriminada” de personal de confianza, a la asignación “abusiva” de oficinas, vehículos, mobiliario, equipos de comunicación y viáticos.

Agregó, la cancelación de pensiones millonarias a los ex presidentes; la eliminación del pago de seguros para gastos médicos privados a altos funcionarios, que implicaba una erogación anual por 6 mil millones de pesos, así como la caja de ahorro especial, cuyo financiamiento representaba 5 mil millones de pesos en el mismo periodo.

Subrayó que suprimieron “los viajes sin sentido” al extranjero; redujeron en un 50% el gasto del gobierno por concepto de publicidad; y, cerraron 51 representaciones en las principales ciudades del mundo, denominadas Pro México, y, dedicadas “supuestamente” a la promoción del país.

Remarcó que sólo se dejaron escoltas a quienes por la naturaleza de su trabajo requieren medidas de seguridad; y, los ocho mil elementos del Estado Mayor Presidencial, que gozaban de mejores salarios y prestaciones sociales que los uniformados de las fuerzas armadas y policías, ahora son parte de la Guarida Nacional y cuidará al pueblo.

“Al presidente lo cuida la gente y el que lucha por la justicia no tiene nada que temer”, exclamó, frase que ya se le conoce y trae a colación siempre que se le cuestiona sobre la posibilidad de incrementar sus mecanismos de seguridad ante amenazas que en distintos periodos se han dado en lo que va de su mandato.

RMR