El más reciente caso ocurrió con Salvador Adame, donde sus colegas demandan su presentación con vida (Foto: ACG)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).- Eran alrededor de las 19:30 horas del 20 de noviembre de 2006. Uno de sus hijos habló vía telefónica con Juan Antonio García Apac. Desde el otro lado de la línea escuchó voces que a gritos exigían a su padre apagara el teléfono celular; también el reclamo del periodista sobre por qué lo golpeaban. Fue la última comunicación.

Desde esa fecha, García Apac se encuentra en calidad de desaparecido. Estaba en Tepalcatepec, municipio de la Tierra Caliente michoacana, donde años después, en 2013, surgieron las autodefensas en el estado, hartas por el control que tenían los llamados Caballeros Templarios, grupo delincuencial hoy extinto, a decir de las autoridades estatales y de la federación. Salió en su vehículo a entrevistarse con unas personas y el incidente ocurrió en el crucero que conduce de Tepalcatepec a la Tenencia de Felipe Carrillo Puerto (La Ruana), en Buenavista Tomatlán.

Fungía como director del semanario Eco de la Cuenca de Tepalcatepec, a través de cuyas páginas denunciaba el crimen organizado y la extracción de recursos naturales en aquella zona.

El anterior es uno de los cinco casos de periodistas desaparecidos en Michoacán a partir del 2003 y a la fecha, documentados por Article 19, que representan la quinta parte de los 24 ocurridos en México en igual periodo, de acuerdo a la organización internacional defensora de derechos humanos.

Salvador Adame Pardo fue “levantado” por un comando armado aproximadamente a las 7 de la noche del 18 de mayo anterior, cuando se encontraba en un expendio de agua purificada sobre la avenida Lázaro Cárdenas de Nueva Italia, donde es propietario del Canal 6TV.

Recibió amenazas del crimen organizado en distintas ocasiones, la última fue el 20 de septiembre de 2015. Le dijeron que “tienen un hermano que está ayudando” al ayuntamiento de Múgica y no se metiera con ellos, según declaró a Article 19.

Mientras el 9 de marzo del año pasado, policías del Mando Único lo golpearon y detuvieron arbitrariamente, al cubrir una manifestación en el mismo municipio terracalentano.

Esa situación generó la reacción de periodistas michoacanos en exigencia a las autoridades para presentar con vida a Adame Pardo, así como de los demás desaparecidos. En Morelia realizaron una manifestación el 23 de mayo, a la cual acudieron familiares.

También de organizaciones sociales de México y de otras naciones e incluso de la embajadora de Estados Unidos en nuestro país, Roberta Jacobson, y de los representantes diplomáticos de la Unión Europea, con la condena y demanda de que aparezca con vida.

Al día siguiente, en Apatzingán el gobernador Silvano Aureoles Conejo, acompañado del procurador José Martín Godoy Castro; del secretario de Seguridad Pública Juan Bernardo Corona Martínez, y el titular de Gobierno, Adrián López Solís, sostuvo un encuentro con familiares de Salvador Adame y periodistas de la región.

Ratificó la creación de una fiscalía especial para investigar delitos contra periodistas, impulsar una Ley de Protección a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos -la misma fecha otros comunicadores presentaron sus propuestas en este aspecto a diputados locales-, así como apoyo y protección a las personas cercanas al director televisivo en Nueva Italia.

Ya transcurrieron 10 días y aún no hay avances, al menos hechos públicos por parte de autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y de la General de la República (PGR).

Otros periodistas desaparecidos en Michoacán 

Pero aparte de José Antonio García Apac y de Salvador Adame, hay otras desapariciones de trabajadores de medios de comunicación en el estado. Los registrados por Article 19, son los de Mauricio Estrada Zamora, de La Opinión de Apatzingán, ocurrida el 12 de febrero de 2008.

Aquella fecha laboraba en busca de información policiaca. Cerca de las 21:00 horas se comunicó por teléfono con su esposa; le avisó llegaría a la casa como a las 22:30 horas. A las 10 de la noche habló a uno de sus colaboradores. Fue el último contacto. Más tarde, su vehículo estaba abandonado en una brecha del municipio de Buenavista Tomatlán.

En tanto, el 11 de noviembre de 2009, la reportera policiaca del Diario de Zamora y corresponsal del periódico Cambio de Michoacán en Zamora, María Esther Aguilar Cansimbe salió de su domicilio particular a una Guardería del Seguro Social, en la colonia Progreso Nacional. Desde entonces se desconoce dónde se encuentra y al parecer fue “levantada” por sujetos armados.

Había reportado información de la delincuencia organizada y funcionarios corruptos en dicho municipio. Las investigaciones policiacas iniciaron con retraso.

El 6 de abril de 2010, el periodista Ramón Ángeles Zalpa, corresponsal del rotativo Cambio de Michoacán en Paracho, se dirigía a la Universidad Pedagógica Nacional de esa localidad purépecha, a dar clases. Nunca llegó a la institución educativa. Días antes, el 18 de marzo, publicó una nota sobre el ataque de un grupo armado contra una familia indígena.

De los 24 desaparecidos reportados por Article 19 desde el 2003, en Tamaulipas suman seis; después los cinco en territorio michoacano; cuatro en Veracruz; dos en Nuevo León y en Guerrero; al igual que uno tanto en Sonora como en Sinaloa, Coahuila, Tabasco y San Luis Potosí.

No obstante, otras fuentes agregan en Michoacán a Cristian Axel López Cruz, periodista desaparecido el 21 de julio de 2006, presumiblemente por elementos de la Policía Municipal de Apatzingán.

También el periodista de la televisión local de Zamora, Rafael Pérez, está en calidad de desaparecido desde mediados de 2009. Con ellos suman siete casos en la entidad. Ninguno resuelto hasta ahora.