Las personas privadas de su libertad adquirirán conocimientos, destrezas y habilidades técnicas para realizar actividades productivas (Foto: Cortesía)

Morelia, Michoacán (Boletín).- Para que las personas privadas recluidas en el Centro de Readaptación Social Licenciado David Franco Rodríguez aprendan un oficio que les permita contribuir en la economía de sus familias, iniciaron los talleres «Nuevos diseños de madera» y «Bordado punto de cruz«, que tendrán una duración de seis meses.

Derivado del convenio de colaboración entre la Secretaría de Gobierno, a través de la Coordinación del Sistema Penitenciario y el Instituto del Artesano Michoacano, donde se establecieron mecanismos de participación es que se llevan a cabo este tipo de trabajos.

A través de esta acción, las personas privadas de su libertad adquirirán conocimientos, destrezas y habilidades técnicas para realizar actividades productivas que les ayuden como medio para que cuando obtengan su libertad se reintegren a la sociedad.

Son dos capacitadores proporcionados por el Instituto del Artesano Michoacano, expertos en la materia, los que imparten los talleres que culminarán hasta el mes de diciembre.