(Foto: Captura)

Ciudad de México (MiMorelia.com/Redacción).- “En México tiene más valor el testimonio de un delincuente que el de un militar”, afirmó y lamento Juan Ibarrola Carreón, periodista y especialista en temas de Fuerzas Armadas.

Esto, luego de que salieran en libertad Jesús G., de 19 años de edad; Santiago Ch.; Carlos R., de 31 años de edad y Sergio Ch., de 40 años de edad, quienes fueron detenidos durante un enfrentamiento en Buenavista que dejó como saldo 10 personas muertas.

Entre los fallecidos se encuentra el teniente coronel de Infantería, J. Guadalupe Barrientos Ortiz, mientras que el soldado de Infantería, Roberto Carlos C. Y un policía estatal resultaron heridos.

Al respecto, el comunicador lamentó que los testimonios de los detenidos hayan tenido mayor credibilidad para el juez federal Ganther Alejandro Villa Ceballos, quien determinó que los imputados quedaran libres por violaciones al Debido Proceso y violación a sus Derechos Humanos, pese a que eran acusados de homicidio, tentativa de homicidio, violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y delincuencia organizada y al momento de su captura les fueran aseguradas armas de grueso calibre.

Villa Ceballos consideró que hubo actos de tortura en contra de los indiciados y señaló que la puesta a disposición de éstos ante el Ministerio Público Federal fue tardía, de más de seis horas.

Mientras que a los criminales “tienen derechos ante jueces o ministerios públicos y son protegidos por organizaciones que insisten en la letalidad del uso de la fuerza militar o bien en lo sistemático de la violación a los derechos humanos por parte de los soldados”, cuando se trata de un militar, dichas organizaciones “ni siquiera se manifiestan por la pérdida de alguien que ofrendó su vida por los mexicanos y por el país”, añade el comunicador.

“En sólo dos cosas se asemejan los soldados con los criminales, en lo homónimo de los apellidos y en que ambos provienen del pueblo, la diferencia es que los criminales no se detienen aún y a pesar del deterioro al pueblo, los militares antepone cualquier interés con tal de servir a pueblo”, expresa Juan Ibarrola.

“El país que victimiza a sus criminales y criminaliza a sus Fuerzas Armadas es un país decadente y en desgracia”, añade.

El hecho:

El jueves 21 de febrero los militares y los policías estatales fueron emboscados en un camino que conecta a las localidades buenavistenses de Pinzándaro y de Zimanca. Los uniformados repelieron la agresión y así se desató un enfrentamiento.