alcohol botellas
Arróniz Reyes destacó que esta situación existe "por muchos años" y que no está contemplada por la ley (Foto: Unsplash/@nextvoyage_pl)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El secretario del Ayuntamiento de Morelia, Humberto Arróniz Reyes, destacó que revisaron un total de 800 licencias del giro C (para venta de alcohol) que presuntamente habrían sido obtenidas en el mercado negro.

Indicó que le dan seguimiento a cada uno de los casos para ver si procede la cancelación de la licencia o no e informó que está en proceso la notificación.

«No se puede tomar una decisión unilateral, se sigue un proceso, legal o administrativo, se tiene que dar visita a la persona a la que se le concedió la licencia y se le da algún tiempo para que aclare su situación», aclaró.
Humberto Arróniz
(Foto: Fátima Miranda)

El funcionario añadió que indebidamente las empresas cerveceras tienen en su poder, en uno de los casos, 600 licencias, y en otro 400, «les permitimos que paguen las licencias de los comercios que están funcionando, pero hay otro número que éstas ofertan, queremos acabar con eso, y que sea la autoridad municipal la que haga el estudio correspondiente, la que vea qué tipo de comercio es, qué gente es, y no que de repente abre una serie de negocios raros, y a la cervecera no le importa, lo que quiere es vender».

Arróniz Reyes destacó que esta situación existe «por muchos años» y que no está contemplada por la ley.

Sobre el análisis que se haría de la licencia del bar Pecatto, dijo que se continuará la revisión de los hechos de violencia, pero dijo que en caso de que las pruebas que presente el dueño demuestren que fue un hecho externo al negocio, podría atenuarse la situación para no quitarles la licencia.

Especificó que se encontraron 21 negocios con licencias apócrifas, por lo que se interpusieron igual número de denuncias penales, luego de que se detectó a inicios de la administración, complicidad entre personal de Inspección y Vigilancia y de la Ventanilla.

Para finalizar comentó que solicitaron a ciudadanos que pongan denuncias contra quien resulte responsable de haberles vendido las licencias apócrifas, pero no lo hacen por temor a represalias.

Por: Fátima Miranda/rmr