lunch saludable, morelia
“Los niños son los comensales más difíciles, si ven el platillo y no les gusta lo rechazan" (Foto: Cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Una vez que concluyó el periodo vacacional por Navidad y Fin de Año, que por su naturaleza contribuye al incremento en el consumo de alimentos ricos en grasas y azúcares, el reinicio de clases, este 8 de enero, es propicio para que padres de familia retomen una alimentación saludable para sus niños.

En entrevistas por separado, las especialistas en nutrición, Adriana Paredes Mata y Lizbeth Anali Pérez Villa, ambas asesoras en estancias infantiles del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Michoacán, hicieron una llamado de alerta sobre la alta incidencia de sobrepeso y obesidad entre la población infantil mexicana, primer lugar a nivel mundial, condición que viene a desencadenar otras enfermedades, como diabetes, síndrome metabólico, y, cáncer.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) evidenció que el 8.2 por ciento de los menores mexicanos entre cero y cuatro años de edad tenía sobrepeso, y, el 22% riesgo de sobrepeso. Entre los niños de cinco a once años de edad, el índice de sobrepeso era del 18.1%, y, de 17.5% de obesidad.

Entre la población de 12 a 19 años, la cifra de personas con sobrepeso y obesidad pasó de 34.9% en la encuesta levantada en el 2012 a 38.4% en la encuesta de 2018. Se indica que en Michoacán el 13.6 por ciento de habitantes con este rango de edad enfrenta esta problemática.

Autoridades de salud han informado que durante las festividades decembrinas las personas adultas suelen incrementar su peso hasta nueve kilos. La nutrióloga, Lizbeth Anali Pérez Villa, indicó que en los niños también se llega a presentar el aumento de peso, o por el contrario, sucede que hay menores que se reincorporan a las aulas con bajo peso y desnutrición.

nutriologa lizbeth anahi
(Foto: Sayra Casillas)

“En casa no siempre les dan todos sus tiempos de alimentación. Por el poco tiempo que tienen los papás nada más les dan dos comidas al día, o tres, pero algo rápido, como una quesadilla, y ya”, ejemplificó.

Adriana Paredes manifestó que el elemento central para una mejor alimentación desde la infancia estriba en la educación que se brinda desde la familia. Fue secundada por Analí Pérez en el sentido de que no hay mayor estímulo para un niño que el ejemplo de las personas que están en su entorno, así como un poco de creatividad en la preparación de los alimentos y en los utensilios que serán utilizados.

Adriana Paredes Mata
(Foto: Cortesía)

Las especialistas en nutrición brindaron los siguientes consejos básicos para quienes tienen la responsabilidad de estar al cuidado de un menor:

  • El desayuno es una prioridad antes de salir de casa, pues va a mantener al niño con energía. Las opciones son múltiples, van desde distintas preparaciones de huevos, hasta enfrijoladas, chilaquiles, queso guisado, entomatadas, pollo guisado con verduras, por citar algunos ejemplos.
  • No puede haber un lapso de más de tres o cuatro horas sin que el menor consuma algún alimento.
  • Entre el desayuno y la comida debe haber una colación (principalmente frutas y verduras), y una más entre la comida y la cena.
  • Los refrescos, bebidas energéticas y con altos contenidos de azúcares deben ser sustituidos en la medida de lo posible por agua natural. El consumo recomendado en menores de un año, es de 500 a 700 ml; y, después de esa edad entre 1 y 1.5 litros.
  • No satanizar el consumo de ningún alimento, pero sí cuidar las porciones.
  • Acompañar una alimentación saludable con actividad física y un periodo de sueño de al menos ocho horas.

Para los papás con deseos de buscar alternativas de platillos saludables para sus hijos, tanto para el desayuno, la comida y la merienda, las entrevistadas señalaron que en su plataforma digital el IMSS tiene disponibles sus menús y recetarios en el rubro de Nutrición infantil, para descargarlos ingresa aquí.

Ahí se señala que para los niños es recomendable un vaso de leche entera ultrapasteurizada (180 ml) en el desayuno y en la merienda; El consumo de tortilla se sugiere que sea 1 tortilla, así como 1/2 pieza de bolillo integral; y, es importante la ingesta de fruta de temporada.

 

“Los niños son los comensales más difíciles, si ven el platillo y no les gusta lo rechazan, debe ser atractivo, con colores vistosos, además de rico”: Adriana Paredes Mata.

Por: Sayra Casillas/CA

“Los hábitos alimenticios se forman hasta los 4 años de edad, aunque siempre hay una manera de rescatarlos”, Lizbeth Anali Pérez Villa.