El aprendizaje y habla de la lengua indígena se reduce a causa de la discriminación

Ciudad de México (MiMorelia.com).- Existe el riesgo de que se pierdan las 68 lenguas maternas en México, porque ya sólo las hablan los indígenas mayores; además, el aprendizaje y habla entre niños y jóvenes se reduce derivado de la discriminación y menosprecio de que son víctimas quienes las practican, afirmó el diputado Miguel Ángel Sulub Caamal del Partido de la Revolucionario Institucional (PRI), secretario de la Comisión de Asuntos Indígenas

Por ello convocó a emprender una cruzada nacional para rescatar esa identidad nacional, a través de la revaloración de las expresiones lingüísticas autóctonas y de crear conciencia sobre la importancia de mantenerlas vigentes, así como 364 dialectos.

“Para quienes ya hablan alguna lengua materna, la enseñen a los niños. Sólo con el aprendizaje a las nuevas generaciones se podrán preservar” y garantizar que esa expresión permanezca viva entre los 20 y 25 millones de mexicanos indígenas en el país, de acuerdo con las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En entrevista, el diputado por Campeche sostuvo que durante los recorridos que realiza en las comunidades que integran su distrito, en el cual vive 90 por ciento de la comunidad indígena de esa entidad, “da mucha tristeza ver que ya se está perdiendo la lengua materna.

“Cada vez son menos las personas que hablan lenguas indígenas, lo hacen sobre todo las personas ya mayores; en los niños y jóvenes, prácticamente el aprendizaje y habla de la lengua materna ha muerto”, destacó.

Refirió que al llegar a las escuelas indígenas de su entidad, les dice a los niños “buenos días” en maya, y con mucha sorpresa se le quedan viendo; pero si les dice «good morning», todos contestan: “good morning”.

Esa tendencia se debe a que muchas veces “las nuevas generaciones piensan que por el hecho de hablar una lengua originaria se les va a discriminar o menospreciar. Eso muchas veces inhibe a los jóvenes y niños, quienes ya no se interesan en primera instancia por aprenderla”.

De permitir que este proceso avance, el riesgo es que se pierda este legado lingüístico y, con él, uno de los factores que más nos identifica como población indígena.