Los canales convergentes se asemejan visualmente a unas patas de arácnidas (Foto: www.webespacio.com/Ilustrativa)

Ciudad de México (Rasainforma.com).- Marte continúa sorprendiendo a los científicos, en esta ocasión la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) descubrió en el polo sur del planeta rojo unos yacimientos de dióxido de carbono congelado conocidos en el mundo científico como ‘arañas’.

De acuerdo al portal Phys.org, que fue quien dio la noticia del hallazgo, la agencia espacial estadunidense solicitó ayuda a cerca de 10 mil voluntarios para que examinen la superficie del planeta mediante las imágenes recopiladas por la cámara de Contexto (CTX) de reconocimiento de Marte y encuentren nuevos casos de erosión.

Los voluntarios, examinaron cuidadosamente las imágenes capturadas por la cámara del aparado orbital Mars Reconnaissance Orbiter, con lo que identificaron 20 áreas que potencialmente podrían contener depósitos de dióxido de carbono.

Tras el resultado, científicos de la NASA, utilizando el instrumento de High Resolution Imaging Science Experiment (HiRISE), examinaron se toparon con todas las ‘arañas’, que fueron nombradas así debido a las características de erosión.

Los canales convergentes se asemejan visualmente a unas patas de araña, es por eso que dichas erosiones reciben en nombre de arácnidas. Los investigadores concluyeron que la textura inusual de hielo se forma debido a la extensa fusión de su capa inferior.

Según la información publicada en el portal antes mencionado, expertos de la Administración, describen que el dióxido de carbono se funde, lo que conduce a que el gas se escape a la superficie y talle canales que se parecen a patas de araña.

El proyecto de participación ciudadana ha ayudado a los expertos a descubrir secretos ocultos de Marte, pero a su vez no ha parado de generar más preguntas.

“Tenemos nuevos descubrimientos y nuevas preguntas que responder, gracias a toda la ayuda de los voluntarios”, señaló la investigadora Candice Hansen, del Instituto de Ciencia Planetaria en Tucson, Arizona.