El agave representó más del 60 por ciento de los costos para elaborar la bebida (Foto: pixabay.com)

Por: Alina Espinoza

Ciudad de México (Rasainforma.com).- Varias empresas productoras de tequila como Becle, dueña de José Cuervo, Diageo, propietaria de Don Julio y Brown-Forman, que produce Herradura, registraron presiones en sus márgenes por el escasez de agrave, por lo que tuvieron que aumentar sus precios a un 23 por ciento en cuatro años.

Ahora una botella de tequila tiene un precio promedio de 438 pesos, 23 por ciento más que en 2015, según el Iscam, consultora que mide el mayoreo.

“Las causas son la fuerte demanda del tequila que, con el tema de denominación de origen (DOM), solo algunas regiones pueden producirlo, además del éxito de miel de agave y edulcorantes a nivel internacional, todo eso acabó por impulsar el precio de agave”, explicó el analista de Actinver, José Antonio Cebeira.

Entre 2014 y 2019, el kilo de agave aumentó ocho veces su valor, al pasar de 3 a 26 pesos”, comentó el consultor de tequileras, Carlos Riggen.

El agave representó más del 60 por ciento de los costos para elaborar la bebida, por lo que su sobreprecio elevó a 22.9 por ciento el costo operativo de sus productoras, según datos del INEGI.


En el primer cuatrimestre del año, se produjeron 85.5 millones de litros de tequila, lo que equivale a 48.4 por ciento más que el mismo periodo de hace cinco años, de acuerdo a datos del INEGI.


Becle realizó un incremento a sus productos de tequila, ya que tuvieron un 70 por ciento menos de agave propio, y este año esperan que sea del 90 por ciento, mientras Brown-Forman, espera aumentar sus precios próximamente.

“EL AGAVE ES UNA PLANTA DE MADURACIÓN DE LARGO TIEMPO, Y POR LA DOM LIMITA LA OFERTA DEL INSUMO”, EXPLICÓ MARCO MONTAÑEZ, ANALISTA DE VECTOR.

De acuerdo al Consejo Regulador del Tequila (CRT), la DOM permite producir el agave en los estados de Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Nayarit y Tamaulipas en donde cuentan con 506 millones de plantas de agave.

El año pasado produjeron 309 millones de litros de tequila, 13.9 por ciento más que el año previo, y se necesitaron 55 millones de plantas de agave.

Con información de El Financiero.