esferas de Tlalpujahua
Este año ya se rebasó la venta de 14 millones de piezas, resaltaron artesanos (Foto: Josimar Lara)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Llega la temporada decembrina. Como es costumbre, muchas familias comienzan a adornar el árbol navideño, donde destacan las coloridas y conocidas esferas que elaboran en el municipio de Tlalpujahua más de 700 familias, las cuales reconocen que en la actualidad el ingreso de los productos chinos a México afectaron sus ventas. Por otro lado, es el extranjero el que reconoce más su trabajo.

Tan solo en los últimos años la venta a mayoristas descendió un 60%, ante la incursión de los artículos de temporada que se producen en China.

Ante esta situación, se ha logrado equilibrar un poco de la pérdida de un sector de clientes con la Feria de la Esfera, en la que este año ya se rebasó la venta de 14 millones de piezas, resaltaron artesanos.

esferas de Tlalpujahua
(Foto: Josimar Lara)

Esferas de Tlalpujahua, elogiadas por extranjeros

En Tlalpujahua la Navidad se asoma desde septiembre, cuando inicia la Feria de la Esfera. Es común ver en las calles diversos tipos de adornos que se ofrecen en talleres y establecimientos, en donde la producción es cercana a los 80 millones de piezas al año (entre las que son terminadas en ese municipio y las que se envían a otro estado para concluir el proceso).

Uno de los talleres se ubica a un costado del Santuario de la Señora del Carmen; ahí, el señor Javier Hernández Alvarado nos recibe para mostrarnos y explicarnos la técnica, cómo con un soplete de gas le da forma a un simple tubo de vidrio en una pieza artesanal única.

esferas de Tlalpujahua
(Foto: Josimar Lara)

Con 25 años de experiencia, y sin dejar de trabajar, el señor Javier Hernández nos cuenta que su trabajo es más valorado por personas de otras nacionalidades, pues hay gente de Michoacán y de otros estados del país que llega a regatear el precio, desde una esfera hasta Nacimientos dentro de una figura de vidrio soplado, que se elaboran en una jornada de más de ocho horas.

“Sí, el extranjero reconoce más nuestro trabajo y la artesanía que los mismos de aquí de México. El turista nacional viene a comprar, pero te pregunta: ¿a cómo?, ¿y lo menos? Mejor dámela en tanto. Ellos quieren venir a poner el precio”, dice el señor Javier, en cuyo taller laboran unas 5 personas en la producción de esferas, pero le da empleo en total a 100 trabajadores, que también participan en el proceso del pintado y diseño.

Los precios de las esferas dependen del tamaño y complejidad de la figura; las tradicionales van de 60 a 150 pesos por docena, por ejemplo.

Al igual que el del señor Javier, hay otros 120 talleres que se dedican a la producción y adorno de los artículos navideños a base de vidrio soplado, y son 700 familias las que trabajan en la creación de las esferas, con diferentes diseños, los cuales también se adaptan a las modas y gustos de las personas, por eso se pueden ver campanas, unicornios, a Mickey Mouse, El Grinch o Minions.

esferas de Tlalpujahua
(Foto: Josimar Lara)

El trabajo artesanal y la originalidad de cada pieza no dejan de recibir elogios de todo tipo, pese a las dificultades que puede tener su comercialización ante la venta, en centros comerciales, de artículos navideños elaborados en China, comenta la señora Verónica Pompa, quien desde hace 25 años trabaja en la fábrica Fimave.

“Han venido de Francia, Alemania; la verdad, nos felicitaron por nuestro trabajo. Eso sí le digo, porque la mayoría de los mexicanos nos ponen miles de peros; la gente de fuera nos felicita por el trabajo. Aquí todo es un trabajo artesanal, sin máquinas, como se hace a mano cualquier esfera única”, dice la señora Verónica.

En el Pueblo Mágico de Michoacán se le da color a la Navidad en México y en otros países, debido a que la producción de esferas alcanza los 80 millones de piezas al año, según cifras proporcionadas por el Consejo Michoacano de Marcas Colectivas, de las cuales, se cree que el 50% se envía al Estado de México, Jalisco y Ciudad de México como “maquila”, y en esos estados se le da el acabado final a cada una.

Solo el señor Javier llega a elaborar 300 esferas tradicionales, o 100 cuando se trata de otras figuras, como manzanas; en cambio en una fábrica como Fimave, en la que se emplea a 100 personas, se producen entre 600 y 700, en algunos casos hasta mil piezas, dependiendo del diseño y tamaño de las mismas.

Productos chinos, competencia de las esferas de Tlalpujahua

El año 2006 está muy presente en la mente de varios artesanos, pues consideran que fue a partir de entonces cuando las ventas de sus esferas y otros artículos navideños elaborados con vidrio soplado se vinieron abajo con el ingreso de los productos de temporada provenientes de China.

En entrevista, el presidente del Consejo Michoacano de Marcas Colectivas, José Abel Castillo Martínez, señaló que las esferas chinas –de plástico– han mermado hasta en un 60% la venta de los artículos a sus clientes mayoristas, tanto nacionales como de otros países, los cuales prefieren comprarle a los asiáticos por ser un producto más barato, en comparación con los que se elaboran en Tlalpujahua, que son de mejor calidad.

“Por ejemplo, si el estado de Querétaro compraba 4 millones de piezas para sus diferentes municipios, ahora si acaso llegaremos a un millón de piezas”, refiere José Abel Castillo, y comparte que solo son cerca de cinco talleres o fábricas de Tlalpujahua que exportan aproximadamente el 20% de la producción de esferas a países como Estados Unidos, Canadá, Japón y Singapur, así como a algunos de Europa.

Otro factor que influyó para que la exportación disminuyera drásticamente fue el cierre de la fábrica Adornos Navideños, una de las más grandes en Tlalpujahua, lo que provocó que entre 2008 y 2010 se dejaran de vender a otros países alrededor de 70 millones de piezas, recuerda el señor Abel Castillo.

En el Consejo Michoacano de Marcas Colectivas se estima que actualmente son alrededor de 12 a 14 millones de esferas las que se envían al año a otros países.

Pese a que se ha visto afectada la venta de esferas en otras latitudes, la Feria de la Esfera ha contribuido a contrarrestar dicha situación, muestra de ello es que solo en la edición de este año –inició el pasado 28 de septiembre y concluye el 15 de diciembre– han superado las expectativas de tener una venta cercana a los 11 millones de artículos, pues ya llegaron a 14 millones de esferas vendidas, desde las más pequeñas hasta las del tamaño de un balón de futbol, de acuerdo con las cifras proporcionadas por el presidente del Consejo Michoacano de Marcas Colectivas.

“Ahora va repuntando; hay clientes regulares y personalizados que compran desde 5 mil hasta 10 mil piezas y que por lo regular se envían a Estados Unidos”, indica el señor Abel.
Va repuntando, porque en años anteriores se exportaba más, alrededor de 70 millones de piezas, pero en Tlalpujahua entre 2008 y 2010 la fábrica más grande dejó de producir adornos navideños; entonces desde ahí bajó considerablemente la exportación; ahora va repuntando, hay clientes regulares y personalizados, que compran desde 5 mil hasta 10 mil piezas que se envían a Estados Unidos. En 2010 empezó a repuntar con la difusión que se le dio a la Feria.

esferas de Tlalpujahua
(Foto: Josimar Lara)

El señor Abel Castillo coincide con los artesanos Javier y Victoria en que, por más que los productos provenientes de China les hayan quitado clientes, no se compara la calidad y el diseño de cada esfera elaborada en Tlalpujahua de manera artesanal por cientos de personas que se dedican a esta actividad.

“Nos produce una gran alegría saber que nuestro trabajo va a adornar millones de casas con las esferas que se elaboran en Tlalpujahua”, expresó la señora Verónica Pompa.

Herramientas

  • 80 millones de esferas se producen al año en Tlalpujahua
  • 120 talleres son productores de adornos navideños
  • 700 familias trabajan directamente e indirectamente en la elaboración
  • Entre 12 y 14 millones de esferas se exportan.
  • Estados Unidos es el principal mercado de exportación

 

“Sí quitan mucho mercado los productos chinos, pero la gente compra lo que le gusta, porque los de China son artículos de plástico; de todos es sabido que es reciclado y contaminante. Nosotros nos respaldamos en la buena calidad, presencia en eventos de comercialización en varios estados, y está repuntando la meta”. Abel Castillo, presidente del Consejo Michoacano de Marcas Colectivas.

“Ahora se empieza a recuperar el mercado producto Tlalpujahua, porque hay gente que dice que no quiere nada de los chinos; les explicamos que es trabajo 100% mexicano… nos vamos reponiendo porque vamos demostrando que el trabajo es de calidad”. Verónica Pompa, artesana.

Por: Josimar Lara/CA