búnker, Estados Unidos, familia, Covid-19
Este tipo de búnkers en el siglo pasado se utilizaban para almacenar bombas y municiones (Foto: wikipedia.org)

Estados Unidos (MiMorelia.com).- Luego de la rápida propagación de la pandemia del Covid-19 en Estados Unidos, algunos estadounidenses están tomando medidas extremas para protegerse del virus, tal es el caso de la familia Gembala, quien se mudó a un antiguo búnker militar en Dakota del Sur, donde pueden sobrevivir hasta dos años sin salir.

El columnista Chris Sweeney fue quien reportó la historia de la familia al hacerle una entrevista a Michael Gembala.

Los Gembala compraron el búnker, que está hecho de concreto y acero, hace tres años, y se mudaron ahí la semana pasada al ver los miles de casos por Covid-19 en Estados Unidos.

“No fue una idea que salió de la nada. Nuestra hija sufrió un horrible accidente hace algunos años y como padres nos dimos cuenta de que no se puede controlar todo”, relató Michael Gembala, quien dirige una pequeña empresa de construcción en Indiana.

La familia logró irse de Indiana “unas pocas horas antes de que el estado emitiera la orden de quedarse en casa”. “Estamos en uno de los lugares más seguros en los que puede estar en el medio de la nada, y solo hay unos 100 casos (de Covid-19) en todo el estado”, dijo Gembala.

En el lugar hay 575 búnkeres de este tipo que en el siglo pasado se utilizaban para almacenar bombas y municiones.

El búnker tiene sus propios suministros de energía (generadores solares, eólicos, diésel) y agua corriente, y hay suficientes alimentos secos y enlatados para sobrevivir al menos dos años.

(Foto: terravivos.com)

Tal parece que está idea no es exclusiva de esta familia, ya que la empresa Vivos Group, que administra y vende refugios subterráneos por 35 mil dólares, reporta que las ventas aumentaron un 500 por ciento en comparación con el año pasado.

Hasta este jueves, Estados Unidos registra más de 14 mil muertes y 425 mil 889 casos por Covid-19, según información de la Organización Mundial de la Salud (OMS).


Por: redacción/SJS