Sobre la guardería Orepani, la Sedesol mencionó que desde 2008 la misma está afiliada a la citada dependencia federal

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/RED113).- El pasado lunes una bebé fue peligrosamente rasguñada en la cara en repetidas ocasiones por otro menor, incluso cerca de los ojos, cuando ambos se quedaron solos en una sala de la estancia infantil Orepani, ubicada en la calle Aquiles Serdán 577, en el Centro Histórico. Esto generó la molestia e indignación de los padres de la pequeña que fue agredida, quienes solicitaron una explicación de parte de la directora de la institución, Elena García Gallegos, incluso pidieron la intervención de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) para que ésta atendiera el caso.

Ante el asunto, el área de prensa de la Sedesol dio a conocer que actualmente se encuentra dicha guardería en un proceso de revisión, a través del cual se determinará si se suspende de forma temporal o definitiva. Por lo anterior, ha habido un acercamiento con los padres de la menor atacada y con la responsable de la guardería para así hablar sobre el asunto.

Así pues, a los papás en general se les otorgó un catálogo de estancias infantiles a donde pueden cambiar a sus hijos, mientras se lleva a cabo el proceso de revisión del tema y así evitar que quienes cuentan con becas las pierdan.

Sobre la guardería Orepani, la Sedesol mencionó que desde 2008 la misma está afiliada a la citada dependencia federal, se añadió que en ningún momento se había presentado un incidente como el antes referido, así pues se mantenía en “semáforo verde”, es decir, no dejaba de lado los protocolos establecidos por Protección Civil, el DIF y la propia Sedesol.

Aunado a lo antes mencionado, Orepani hasta entonces había respetado las medidas de seguridad estrictas que exige la Sedesol para la operación de las estancias infantiles. Ahí se cuenta con cuatro salas donde se atiende a los menores, los cuales son de uno a cuatro años de edad. Ellos deben estar con un cuidado permanente de las encargadas, precisó la institución federal.

Además, se dijo que los pequeños siempre pasan por un filtro de revisión, pero cabe mencionar aquí que contactos allegados al caso subrayaron que ya se había detectado que el niño atacante traía las uñas largas de manera frecuente y tenía antecedentes de haber rasguñado a otros compañeritos, instante en que le llamaron la atención a su madre, una menor de edad, pero ésta hizo caso omiso y todo terminó con la agresión ya narrada.   

Ahora, justamente decidir sobre la sanción que tendrá la guardería está en las manos de la Sedesol y los familiares de la pequeña esperan que la dependencia actúe cabalmente y se garantice así la seguridad de la niñez en sus guarderías.