Silvano Aureoles Conejo
Esta tarde se reunirán con autoridades de la Secretaría de Educación del Estado para revisar las cifras de movilidad del virus del SARS-CoV-2 (Foto: Cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El gobernador Silvano Aureoles Conejo anticipó el posible retorno a clases presenciales de continuar a la baja el número de contagios y hospitalizaciones por Covid-19 en Michoacán, aunque también dependerá de la disposición de vacunas para alrededor de 12 mil docentes en riesgo por comorbilidad.

En encuentro con medios de comunicación, el mandatario comentó que esta tarde se reunirán con autoridades de la Secretaría de Educación del Estado (SEE) para revisar los protocolos sanitarios elaborados por la dependencia desde el año pasado para garantizar seguridad a los alumnos, profesores y administrativos.

Tras informar que en las últimas tres semanas disminuyó en Michoacán la ocupación hospitalaria y contagios por coronavirus, el gobernador refirió que de seguir así, el estado podría cambiar de bandera en el semáforo epidemiológico nacional y pensar en el retorno a las clases presenciales “siempre y cuando haya las condiciones y vacunas para los maestros, pero aún no se sabe”.

Aureoles Conejo comentó que con base al contexto sanitario por la movilidad del virus del SARS-CoV-2 y la estrategia que plantee la SEE, se determinará en qué fecha puede darse el regreso a las actividades presenciales en todos los niveles educativos.

Agregó que sigue sobre la mesa priorizar la vacunación al personal docente, que tan sólo en Michoacán representa cerca de 70 mil profesores y de éstos alrededor de 12 mil son población vulnerable por algún padecimiento o enfermedad crónico-degenerativa.

“Nosotros quisiéramos vacunarlos a todos y empezar primero con los de mayor riesgo, los que tienen arriba de 80 años de edad y con comorbilidad”, apuntó el gobernador.

 

 

Cabe comentar que el protocolo de higiene propuesto por la SEE en 2020 contempla la integración de comités de padres de familia, docentes y administrativos para vigilar que las instalaciones de cada plantel tengan los insumos y filtros necesarios para evitar contagios de coronavirus en la comunidad estudiantil y trabajadores, además de garantizar el acceso al agua potable sobre todo en las regiones con marginación de servicios públicos.

Por: Aned Ayala/rmr