El 26 de Abril es y será siempre para mí una fecha muy importante; el cumpleaños de mi maravillosa madre y como la situación lo amerita, en esta ocasión haremos carne de cerdo encacahuatado en honor a ella.

Esta es una de las primeras recetas que aprendí a cocinar, pero tiene aún más valor ya que fue ella quien me enseñó.

Cada vez que la hago, se me llena el corazón de tantos sentimientos desde querer brincar y correr de alegría hasta llorar y reír al mismo tiempo. Recordar aquellas noches de calor y desvelo y hasta de peleas y desacuerdos, son los momentos que iluminan mi vida.

Pero mejor vamos con los ingredientes para comenzar con esta deliciosa receta.

Ingredientes:

1 Kg Cerdo (medio kilo de costilla y medio kilo de maciza)
Sal /Pimienta
700 Gr Cacahuate salado
Una cebolla mediana
Un diente de ajo
500 Gr chile guajillo
Cantidad necesaria de caldo de cerdo

Procedimiento:

Como siempre antes de empezar a cocinar, debes lavarte las manos y tener todos los ingredientes listos.

En una cazuela coloca suficiente agua. Una vez que hierva, vierte la carne previamente condimentada un poco de sal y pimienta. Es importante que pruebes y condimentes muy bien este caldo, ya que será una base muy importante para el resultado final. Ya que la carne esta cocida, retira el caldo y fríela con su misma grasa.

Desvena los chiles guajillos y colocalos en un plato.

En una sartén con aceite caliente pondrás a freír los cacahuates hasta que tomen un color dorado, es importante no freírlos de más ya que si esto sucede amargaran la preparación.

Una vez que hayas echo todos los cacahuates, coloca la cebolla y el ajo en el mismo aceite y fríelos hasta que estén suaves.

En el mismo aceite pondrás los chiles y los vas a reservar. Es importante que no dejes quemar el aceite así que no te desesperes y tomate tu tiempo para freír todo adecuadamente.

Ya que tengas todo listo, coloca en la licuadora caldo, cacahuates, ajo y cebolla. Licua esta preparación hasta obtener una pastita espesa. Comienza a freír esta pastita en una cazuela amplia.

Mientras esto se cocina, licua los chiles con ayuda del caldo. Una vez que la pasta de cacahuate este cocida y un poco condimentada, agrega el licuado de chiles, pasado previamente por un colador.

Es importante dejar la mezcla algo líquida ya que conforme se va cocinando, va espesando. Ya que tengas la preparación casi lista, agregas los trozos de carne para así darle los últimos toques.

Como en todas mis demás columnas, esto solo es una opción, tú tienes el poder de poner más o menos de un ingrediente o cambiar la proteína.

Quiero resaltar que esta columna en especial es una de tantas recetas que me enseñó mi mamá y va dirigía hasta el cielo sin escala alguna.