El abogado aseguró tener pruebas contundentes que demuestran la inocencia de Arreygue Mendoza (Foto: ACG)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).- El exalcalde del municipio de Álvaro Obregón, Juan Carlos Arreygue Núñez, obtuvo un amparo judicial para apelar el juicio que enfrenta desde agosto del año pasado, cuando fue detenido y acusado de ser el autor intelectual de la muerte de 10 personas que fueron secuestradas, calcinadas y abandonadas en las inmediaciones del lago de Cuitzeo.

De acuerdo al abogado defensor de Arreygue Núñez, Ignacio Mendoza Jiménez, quien ofreció una conferencia de prensa la mañana de este lunes, el amparo se hace extensivo a los doce policías municipales acusados de complicidad con el munícipe y de la autoría material del asesinato masivo.

Según el abogado Mendoza Jiménez, el amparo otorgado por un juez auxiliar federal se da luego de que fueron encontradas varias inconsistencias en el desarrollo del juicio, “que nos llevan a pensar que pudo haber una fabricación de pruebas en contra de mi cliente”.

En este contexto aseguró tener pruebas contundentes que demuestran la inocencia de Arreygue Mendoza: “Tenemos videos y documentos que prueban que la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE) encaminó una investigación equivoca”.

Mendoza Jiménez dijo confiar en que el ex presidente municipal de Álvaro Obregón, “quede en libertad porque demostraremos la mala actuación de la PGJE; si no queda en libertad con el amparo de nulidad en juicio, vamos a demostrar que no existen pruebas que lo vinculen en el hecho», advirtió.

Juan Carlos Arreygue Mendoza, fue electo alcalde de este municipio en el proceso electoral del 2015 cobijado por el Partido del Trabajo (PT) y luego de que el PRD rechazó su postulación como candidato ciudadano.

Luego de su detención el gobernador del estado Silvano Aureoles Conejo, dio a conocer que el exmunícipe también era investigado por posibles nexos con miembros del crimen organizado de la entidad.

A finales de agosto del año pasado, las propiedades del ex alcalde fueron cateadas por elementos de la Policía Michoacán, ya que según dijo la PGJE en su momento había indicios de que, por ejemplo, el “Rancho Santa Fe” del que era dueño el alcalde, era punto de reunión frecuente de miembros del crimen organizado.

En este sentido Mendoza Jiménez detalló que “los dos comandantes encargados de las investigaciones iniciaron siendo imputados y terminaron como testigos principales y hoy están desaparecidos, por lo que existe insuficiencia probatoria y duda razonable en la acusación del asesinato de las diez personas que aparecieron calcinadas en Cuitzeo”.

dm