areli navarrete mimorelia

Son muchos los retos que hemos enfrentado a partir de que fue declarada como pandemia la emergencia sanitaria a causa del coronavirus, uno de ellos tiene que ver con el cuidado de los datos personales en un contexto en el que tenemos grandes cantidades de información en relación con el virus, que las redes sociales han difundido de manera exponencial.

Entre esta información debe destacarse la relacionada con los datos personales sensibles, sobre todo ante el hecho de que debido a la enfermedad por Covid-19, día a día se genera información que tiene que ver con el estado de salud de las personas, casos confirmados activos, sospechosos acumulados, negativos acumulados y defunciones. Y, como sabemos, los datos personales sensibles tienen un tratamiento legal especial, es decir, quienes recaban y poseen esta categoría de datos deben cumplir con los principios, deberes y obligaciones que las leyes en Protección de Datos Personales señalan, porque se trata de información que, de divulgarse de manera indebida, podría afectar la esfera más íntima de su titular.

En ese sentido, el 17 de marzo de 2020, el Instituto Michoacano de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Imaip) emitió recomendaciones para el adecuando tratamiento de datos personales.

Pese a ello, el 25 de abril se tuvo conocimiento de la supuesta exhibición de datos de una persona fallecida por Covid-19 en Jiquilpan, Michoacán, hecho por el cual el Imaip inició de inmediato una investigación de oficio y remitió al Instituto Nacional de Transparencia dichas constancias para instaurar el procedimiento correspondiente.

En consecuencia, en esa misma fecha el Imaip emitió exhorto a todos los sujetos obligados del Estado a efecto de que, en el supuesto de conocer de algún caso sospechoso, confirmado, recuperado o de fallecimiento por Covid-19, guarden la confidencialidad de dicha información de conformidad con los ordenamientos en la materia.

Estamos hablando de información protegida legalmente y, por lo tanto, ante cualquier supuesto de un indebido tratamiento de datos personales, se dará inicio a los procedimientos que correspondan y sean necesarios, para salvaguardar la integridad de los michoacanos.