sandra luz valencia disculpas
Sandra Luz Valencia evitó responder al congresista albiazul (Foto: Especial)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El diputado local por el Partido Acción Nacional (PAN), Óscar Escobar Ledesma, exigió una disculpa pública a la diputada Sandra Luz Valencia, de Morena, quien, al confrontarse ayer en sesión ordinaria, le señaló un «diminuto cerebro».

Los dimes y diretes entre legisladores propiciaron que congresistas del PRD, PAN, PRI, y PVEM abandonaran ayer el salón del Pleno y rompieran el quórum, lo que obligó a que se suspendiera la sesión.

Este miércoles transcurre una segunda sesión ordinaria; previo a la exposición de su propuesta para la creación de una base de datos interna para el proceso y manejo de la información de carácter administrativo y parlamentario en el Congreso, el también líder estatal panista no se quedó con la afrenta y retomó el asunto desde la tribuna.

Lamentó que ante la falta de argumentos se recurra a la descalificación personal, «de una forma infantil», pero hizo hincapié en que tiene apertura al diálogo, al debate, aún y cuando exista plagio de ideas.

«Este recinto merece respeto, merece debate del más alto nivel, no necesitamos sacarnos la lengua, y aprovecho para decirle a la diputada Sandra Luz que le exijo una disculpa pública», resaltó.

Pese a las alusiones personales y a que desde su curul denotaba evidente molestia, Sandra Luz Valencia evitó responder al congresista albiazul.

Ya entrado en materia legislativa, Escobar Ledesma planteó la creación e implementación de una base de datos interna para el proceso y manejo de la información de carácter administrativo y parlamentario.

Evidenció que, actualmente en el Congreso del Estado, «no se cuenta con una base datos y programas especializados que cubra los estándares para el proceso de su gestión administrativa o parlamentaria. Existen solamente programas aislados para uso cerrado y no compartido de algunas áreas».

«Un ejemplo actual es cómo ciertos departamentos concentran información en una plataforma programática no formal, ni verificable en tiempo real por las áreas competentes para su control, análisis y participación. El cual retrasa el procesamiento administrativo o de trámite, además de no contar con la seguridad del tratamiento y respaldo de su información, ni se cuenta con algún tipo de lineamientos para la operación del sistema o algún manual técnico del uso, monopolizándose en una sola persona el control de éste», planteó.

Por: Sayra Casillas/RMR