El gobernador Silvano Aureoles Conejo destacó que Michoacán es una referente natural, pero ha sufrido severos daños en todos los bosques (Foto: Cortesía)

Por: Guadalupe Martínez/@Guadalupemtzo

Tingambato, Michoacán (MiMorelia.com).- Pese a que en los últimos 20 años en Michoacán no se han otorgado permisos para cambio de uso de suelo, las huertas de aguacate crecen de manera exponencial, por tanto, este lunes el gobernador Silvano Aureoles Conejo y 11 alcaldes firmaron la Carta de la Tierra para que los cabildos tomen decisiones de fondo y de carácter sustentable.

En la comunidad de Santiago Tingambato, Aureoles Conejo lamentó que hace una década Michoacán producía dos millones de metros cúbicos de madera, y en la actualidad aproximadamente 409 mil metros cúbicos, es decir que se ha disminuido casi un veinte por ciento, por ello, urgió a los alcaldes a cuidar el entorno y el espacio donde se vive.

Te puede interesar: Suman 530 hectáreas desmanteladas por cambio de uso de suelo ilegal, en Michoacán

El mandatario estatal subrayó que al año en Michoacán se pierden entre 400 mil y 500 mil hectáreas de árboles, lo que calificó como un verdadero “desastre” para el entorno y una gran pérdida de la superficie que genera efectos negativos como lluvias prolongadas, sequías,

“Esto está cada vez más complicado, se veía lejano el tema de los efectos del cambio climático, pero sí pasa y ya se está viviendo de manera desastrosa”, expuso el perredista.

Aureoles Conejo insistió en que los fundamentos de la Carta de la Tierra deben convertirse en el principal instrumento de planeación de todos los gobiernos, pero también se comprometió a tomar medidas más efectivas en esta materia para que no continúen las huertas ilegales de aguacate.

En este sentido, la alcaldesa de Jacona, Adriana Campos, se pronunció a favor de que los presidentes municipales de Michoacán utilicen y hagan efectiva lo que se señala en la Carta de la Tierra a fin de que sea una herramienta que servirá de base para promover la esperanza de luchar por el bien del planeta.

Consideró que, debido a la falta de responsabilidad de los ciudadanos, poco a poco se acaban los recursos naturales, toda vez que se ponen por encima las satisfacciones individuales sin ver las consecuencias ambientales, por tanto, también pidió a las personas no destruir los bosques, no al cambio de uso de suelo forestal y no a la contaminación de las aguas.

Por su parte el presidente municipal de Tingambato, Nelson Villegas Figueroa, expuso que ha sido complicado proteger las áreas naturales en todo el estado debido a la voracidad de las personas que, por unas monedas, hacen el cambio de uso de suelo de manera ilegal, pero también porque las autoridades de los ayuntamientos se sienten “desprotegidos”.

(Foto: Cortesía)

A su juicio, es muy triste ver las afectaciones que sufren los bosques todos los días por la irresponsabilidad de los ciudadanos, por tanto, exigió a los michoacanos dejar de faltarle el respeto a la Madre Tierra cuando se contaminan los ríos, se tira basura en la calle o cuando se provocan incendios forestales, pero también pidió hacer una reflexión a las personas para cuidar el medio ambiente.

“Este pulmón de 900 hectáreas en Tingambato no ha sido tocado, porque los comuneros desde hace mucho tiempo lo han protegido pese a las adversidades que se han presentado”, expresó.

R