tasa de natalidad, repunte, bebés, baby boom, especialistas, factores, cuarentena, Covid-19
Durante 2018, en México se contabilizaron dos millones 162 mil 535 nacimientos (Foto ilustrativa: pixabay)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Debido a la pandemia que se vive actualmente causada por el Covid-19, la cual inició en Wuhan, China, y posteriormente se extendió por todo el mundo cobrando la vida de 392 mil 802 personas e infectando a seis millones 663 mil 304, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta este sábado 6 de junio, hay quienes especulan que el confinamiento prolongando podría provocar un repunte de nacimientos dentro de nueve meses.

Sin embargo, algunos especialistas ven muy improbable ese baby boom, debido a que hay varios factores que apuntan que va a ocurrir lo contrario, y que en los próximos meses la tasa de natalidad (número de nacimientos) va a bajar, no sólo en México, sino a nivel mundial.

“No preveo un baby boom en nueve meses”, dijo a CNN la doctora Renee Wellenstein, especialista en Obstetricia, Ginecología y Medicina Funcional en el estado de Nueva York.

La pandemia es estresante para las parejas, “la libido disminuyó y los ciclos menstruales pueden estar afectados”, precisó Wellenstein. “Puede que no sea posible concebir debido a esto”.

Por su parte, el académico Lyman Stone escribió en un articulo publicado en marzo por el Instituto de Estudios Familiares, “la enfermedad, la cuarentena y la muerte pueden tener un gran impacto en la concepción, el embarazo y el parto”.

Stone analizó las tendencias de nacimiento después de catástrofes recientes, incluidos los huracanes «María» y «Katrina» en Estados Unidos, así como los brotes de ébola, de 2015, en Liberia, Sierra Leona y Guinea, y todo eso condujo a marcados descensos en las tasas de natalidad.

“Los eventos que causan un gran aumento en las muertes tienden a causar una gran disminución en los nacimientos nueve meses después”, escribió.

María Teresa Castro, profesora de investigación en Demografía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, indica a El País que hay varios factores que hacen esperar un descenso en la tasa de natalidad, y señala a la crisis económica, como el más significativo. “El más importante será la crisis económica, pero no hay que desdeñar otros”.

En México, durante 2018, se contabilizaron dos millones 162 mil 535 nacimientos registrados en las oficinas del Registro Civil. La tasa de nacimientos registrados por cada mil mujeres en edad reproductiva fue de 63.5 por ciento, con una disminución de 2.6 unidades respecto a la del año anterior, según revela el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Durante ese periodo, Michoacán registró 92 mil 231 nacimientos, de los que 50 mil 500 fueron hombres y 49 mil 500 mujeres.

El Consejo Estatal de Población (Coespo) prevé en los próximos años en la entidad un descenso en la tasa de natalidad, así como en la tasa de fecundidad, (número de hijos por mujer fértil).

Para este año, en Michoacán se prevén 90 mil 679 nacimientos, mientras que para el año 2050 estos podrían reducirse a 72 mil 644.

De acuerdo con información del Coespo, al año 2020 en Michoacán, hay un millón 355 mil 49 niñas y niños, entre cero y 14 años, es decir 28.1 por ciento de la población del total en la entidad.

A continuación, se enlistan algunos de los factores que pueden incidir en el descenso de la tasa de natalidad en el país:

Crisis económica

Los datos en México muestran que la caída en el empleo, en la recaudación tributaria y en las ganancias de empresas apuntan al comienzo de una crisis económica rápida y profunda.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS) reportó que del 13 de marzo al 6 de abril del 2020 se perdieron 346 mil 800 empleos.

En México, el 90 por ciento de los empleos están en el sector privado. Esto quiere decir que la economía está conformada en su gran mayoría por negocios que ofrecen materias primas, productos o servicios. Los servicios son los que más contribuyen al Producto Interior Bruto (PIB), con el 63 por ciento de acuerdo con datos del Inegi.

De acuerdo con una estimación del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), México sufrirá una pérdida de 2.1 billones de pesos, sólo en la caída del consumo en general entre abril y mayo, lo cual impactará en la recaudación de impuestos, así lo indicó la columnista Isabella Cota en el diario El País.

Por su parte, la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) asegura que la industria aporta el ocho por ciento de todos los empleos del país con dos millones catorce mil. Al caer las ventas en un 90 por ciento, un tercio de los restaurantes del país cerraron por la pandemia.

Reproducción asistida

Otro de los factores que pueden afectar la tasa de natalidad en México es que los tratamientos de reproducción asistida se paralizaron desde que el país entró en fase 2 por la pandemia.

De acuerdo con información del Inegi, en México, entre cuatro y cinco millones de parejas sufren problemas de fertilidad y cada año se suman más.

Esta cifra demuestra que un porcentaje considerable de parejas tiene dificultades para concebir, y, en consecuencia, el número de personas que se someten a tratamientos de reproducción asistida incrementó en los últimos años, según información de la Asociación Mexicana de Medicina de la Reproducción (AMMR).

La AMMR publicó un manual en el que incluye diferentes recomendaciones en cuanto al cierre y manejo de clínicas de reproducción asistida, dependiendo de la fase epidemiológica en la que se encontrara el país.

Donde se precisa que a partir de la fase 2, estos procedimientos se paralizarían, tanto en hospitales públicos como en privados.

Sin embargo, la OMS no desaconseja que se inicien embarazos, ni de forma natural ni mediante técnicas de reproducción asistida.

Aumento de rupturas de pareja

El posible aumento de ruptura de parejas es otro de los factores que incidiría en el nacimiento de bebés, debido a que muchas parejas terminarían por separarse o divorciarse debido a las tensiones que pueden surgir durante el tiempo prolongado de confinamiento, sobre todo si hay una falta de corresponsabilidad en las tareas domésticas y de cuidado.

Juan Martin Pérez García, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), confirmó que efectivamente en varios países crecieron las solicitudes de divorcio.

Respecto a México, “si se prevé que haya un incremento masivo de divorcios”, platicó el maestro Víctor Manuel Alonso, especialista de la Facultad de Derecho de la Universidad La Salle. El Inegi reveló que en el año 2018 la tasa de divorcios aumentó 6.5 por ciento más que las separaciones registradas durante 2017, en este 2020, en tiempos de la pandemia, pudiera aumentar al triple ese porcentaje, indicó.

En entrevista con La Prensa, el catedrático resaltó que estadísticas actuales revelan que creció de manera alarmante la violencia contra las mujeres y los hijos y uno de los motivos por lo que la gente se divorcia es por la violencia, el conflicto y el hastío.

Por su parte, Wendy Mendieta Padilla, psicoterapeuta de familia y de pareja, perteneciente a la Asociación Psicológica ConoSer, señala que con el confinamiento se experimentan inseguridades, temores y un sinfín de emociones que al combinarse con la mala comunicación entre la pareja puede afectar la relación de forma directa.

Mendieta Padilla confirma que la también llamada “cuarentena” puede agudizar los problemas ya existentes en las parejas, dijo la psicoterapeuta a El Sol de México.

Según el Inegi, en los últimos cinco años, la cantidad de divorcios aumentó un 48 por ciento. Lo que significa que 28 de cada 100 matrimonios terminan en divorcio. Cinco de cada 10 matrimonios solicitan el divorcio voluntariamente y dos de cada tres divorcios en México son iniciados por mujeres.

Por: Redacción/SJS