Fueron 11 los policías heridos (Foto: Red 113)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Familiares de los elementos de la Policía Michoacán que resultaron heridos durante el enfrentamiento ocurrido el viernes pasado en la localidad de Tiripetío con alumnos de la Escuela Normal Rural de Tiripetío, señalaron que es injusto el ataque a los elementos tanto físico como en redes sociales, dado que señalaron «ellos solo hacen su trabajo».

Te puede interesar: Sube a 11 el número de policías lesionados por normalistas

Citlalli la esposa de uno de los lesionados, recuerda que recibió una llamada del teléfono de su esposo, pero la voz del otro lado era la de otra persona, su comandante, quien le informó que su cónyuge estaba en un hospital con golpes en la cabeza y una pierna.

La mujer se dice agradecida con Dios por la supervivencia de su marido, pero se dice sorprendida por las lesiones de sus colegas.

«Si es cierto que dicen que van a ser maestros (los normalistas), se me hace una injusticia que agredan así a los policías», comenta.

No es la única, Criselda, mujer de uno de los 11 lastimado también lamenta el ataque, al cual señaló se suma la falta de empatía por parte de miembros del público.

«Diariamente exponen su vida en su trabajo y las redes sociales siempre les tiran a ellos y publican solo lo que es conviene ellos (los policías) nada más cumplen con su trabajo».

Criselda pudo conocer sobre las lesiones de varios policías y la gravedad de las mismas señala, hace que se sienta agradecida del hecho de que su marido «solo tiene un esguince».

Ambas dijeron considerar que el hecho no solo es impropio por ser una agresión a sus familiares, sino que los perpetradores son estudiantes.

Un policía que se identificó como el oficial López que participó en el operativo y resultó lesionado también compartió ese sentimiento.

«Eramos una sección de aproximadamente 30 persona, en tanto que ellos eran más de 150 y no se me hace justo que en las redes sociales se diga que fuimos los agresores, cuando ellos fueron los atacantes y que se oculten detrás de una escuela, cuando son estudiantes que no deberían dedicarse a robar», comenta el oficial cubierto con una venda en la cabeza y una férula en una mano, fracturada, en la cual señaló estuvo a punto de perder un dedo.

Por: Red 113/E