Hasta el milagro pedido al Papa Francisco salió a relucir (Foto: Josimar Lara)

Por: Josimar Lara/@Josimar2188

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Del sufrimiento a los gritos de alegría, de la tristeza a la euforia, de casi estar descendido a celebrar la salvación en Las Tarascas, así fue la noche en la que la ciudad Morelia festejó el triunfo del conjunto michoacano en Monterrey.

Las banderas rojiamarillas; los claxons de los automóviles y al grito de «¡No se fue, no se fue; Morelia no se fue!», los aficionados de Monarcas desahogaron esos siete minutos en los que el equipo de la Fuerza pasó de estar en la Liga de Ascenso a conseguir la permanencia en Primera División y su pase a la liguilla.

El «milagro» que consiguió de último minuto el delantero peruano Raúl Ruidíaz, fue el momento para que algunos seguidores recordaran que fue una petición que le hicieron al Papa Francisco en su visita a la capital michoacana hace dos años.

«Papa Francisco por una salvación», se leía en la lona de unos morelianos que se tomaban la foto del recuerdo.

La música no podía faltar en esta celebración, y el «Juan Colorado», que se escuchaba en alguna bocina, provocaba la euforia de los aficionados presentes en Las Tarascas.

«¡A la bio, a la bao, a la bim bom ba, Morelia, Morelia, ra, ra, ra!», retumbaba en la avenida Madero, donde hasta «los cuetes tronaron», en la que al parecer será una larga celebración para la afición monarca.