El IMSS y ISSSSTE también tienen una amplia “persecución ciudadana” vía solicitudes de acceso a la información, para conseguir elementos que les permitan a su vez facilitar sus trámites sobre pensiones, jubilaciones, cesantías y atención a los pacientes (Foto: Cortesía)

Por: Sayra Casillas/@SayraCasillas2

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- La Fiscalía General de Justicia (FGJ), la Secretaría de Educación Pública (SEP), el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) “son clientes frecuentes” del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), señaló el consejero presidente del organismo, Francisco Javier Acuña Llamas.

El responsable del INAI visitó este viernes la capital michoacana para dictar una conferencia en el marco del segundo día de actividades del Foro Nacional los Peligros de la Violencia de Género en las Tecnologías de Información y Comunicación, que se llevó a cabo en el Auditorio Samuel Ramos de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UMSNH.

En entrevista previa, dijo que en lo que respecta a solicitudes de acceso a la información y asuntos relativos a la protección de datos personales “la campeona” es la Fiscalía General de la República, seguida por la Secretaría de Educación Pública.

Sin embargo, apuntó, el IMSS y ISSSSTE también tienen una amplia “persecución ciudadana” vía solicitudes de acceso a la información, para conseguir elementos que les permitan a su vez facilitar sus trámites sobre pensiones, jubilaciones, cesantías y atención a los pacientes.

Acuña Llamas comentó que si bien éstas son las dependencias federales con mayor demanda en cuanto a solicitudes de acceso a la información, en la generalidad de los sujetos obligados percibe todavía cierta resistencia en cuanto a atender los requerimientos de los ciudadanos o hacerlo de manera eficiente.

Consideró que tan grave es que no contesten como que lo hagan mal, pues esto último desalienta a las personas a efectuar ejercicios de transparencia de manera periódica.

“Todavía hay muchas (dependencias) que acuden a la inexistencia cuando sí pueden encontrar la información, ya no tanto como antes, porque ahora la Ley General de

Transparencia es muy precisa, pero todavía siguen muchas bateando las respuestas… Es grave contestar mal, no sólo por querer ocultar o limitar el derecho a saber de la gente que pidió X o Y cosas; con tu mala respuesta mucha gente jamás vuelve a preguntar y eso es gravísimo porque es cancelarle el derecho a saber a la gente porque se tropieza con un muro”, enfatizó.

RMR