en México, en una escala del uno al 10, el promedio de satisfacción con la vida (felicidad) en general es de 8.53 (Foto: Pixabay.com)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).- Hacer ejercicio, salir de fiesta, o pasar tiempo con tu familia son algunos de los factores que hacen a México el país número 24 en el ranking de los países más felices del mundo, de acuerdo con el World Happiness Report 2018  .

En el marco del Día Mundial de la Felicidad, a celebrarse este miércoles 20 de marzo, la Universidad Nacional Autónoma de México recopiló una serie de estudios y opiniones profesionales que tratan de explicar la relación de ello.

En este sentido, se informa que para saber qué tan feliz es un país  “se considera la percepción de las personas sobre su calidad de vida, y variables como la expectativa de vida, la generosidad y la percepción de corrupción.” Así como también aspectos geográficos o posibilidad de acceso a servicios básicos.

En tanto que, la Encuesta Nacional sobre Satisfacción Subjetiva con la Vida y la Sociedad (elaborada por el Seminario Satisfacción Subjetiva con la Vida y la Sociedad de la UNAM, 2015) reveló que en México, en una escala del uno al 10, el promedio de satisfacción con la vida (felicidad) en general es de 8.53. El 82.3 por ciento de la población está netamente satisfecha y sólo 17.5 por ciento está insatisfecha. Según el estudio, la vida familiar ocupa el promedio más alto de satisfacción.

Por su parte, el catedrático de la Facultad de Psicología de la UNAM, Hugo Sánchez destacó que en México somos felices porque tenemos una estrecha relación con nuestros familiares “Si los individuos se aíslan pueden presentar emociones negativas, se deprimen más; si se reúnen, disminuye la sintomatología”.

Sánchez señalizó que la personalidad y el comportamiento del mexicano es muy de cercanía, todo el tiempo saludamos de beso o abrazo, y eso permite que la percepción de ser felices sea generalizada.

Todo el tiempo saludamos de beso o abrazo, y eso permite que la percepción de ser felices sea generalizada (Foto: Pixabay.com)

Sin embargo, destacó que la felicidad es un estado transitorio ya que las personas deben permitir el sentirse tristes y concluir con todo el ciclo de emociones para volver al lugar de la felicidad, así como también que ésta, debe ser construida personalmente y no ser depositada en algo o alguien externo.

“Lo que cambia es el medio para alcanzar ese bienestar: apreciar una obra de arte, leer un libro, comer nuestro alimento favorito, andar en bicicleta, tomar un café al atardecer, tener sexo o criar hijos; todo ello puede ser lo que nos motiva o nos hace sentir bien”.

Mientras tanto, el boletín destaca la opinión de la filósofa Paulina Rivero quien afirma que la felicidad es dictada por la publicidad. “Nos hacen creer que seremos felices si logramos cierto estatus económico, si tenemos ropa de determinada marca, coche o apariencia, y una vez que lo logramos, la promesa no se cumple, porque eso no nos da la felicidad”.

Por ello Esta emoción, que desempeña uno de los papeles centrales en la vida de las personas, está vinculada a la capacidad de estar contento con uno mismo y con lo que hay, sin querer agregar más, porque si lo hacemos volvemos al descontento.