Por: Héctor Jiménez/@Hectorjjmm

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Es 12 de diciembre. Las fiestas guadalupanas que se instalaron en la ciudad desde finales de noviembre llegan hoy a su fin. Más de 200 mil asistentes ya han visitado las inmediaciones del Templo de Guadalupe, y hoy llegarán a ser 450 mil aproximadamente.

(Foto: ACG)

Las faldas negras, las trenzas largas y los vendedores de flores dan la bienvenida a los peregrinos en la calzada Fray Antonio de San Miguel. Un hombre pide firmas para un candidato independiente al Senado, un vendedor anuncia churros a 10 pesos y otro grita que “¡Hay garbanza!”. Al mismo tiempo, un sujeto cumple con la manda religiosa propia de la festividad: comienza a avanzar de rodillas, haciendo sonar las puntas de su botas que golpean contra el suelo.

(Foto: ACG)

“Algodón de azúcar, a 10, a 10, a 10”, grita un vendedor. Un juguete infantil rechina a la distancia. Globos con forma de caricaturas brillan en el camino. Desde el pasaje lateral, repleto de puestos, suena un “texmex”, el género musical popularizado por Selena.

Otro sujeto, más robusto y más maduro, también avanza de rodillas a lo largo de la amplia calzada, llevando en los brazos a un bebé, y esperando que una mujer vuelva a poner sobre el suelo la cobija que protege sus rodillas.

(Foto: ACG)

El piso de la calzada muestra un recorrido similar: entre las hojas de arboles y los restos de cañas, avanzan huaraches, tenis, botas de invierno y pies descalzos. Algunos callosos, renegridos, de hombres adultos. Otros, tiernos, limpios, de niños pequeños.

(Foto: ACG)

A la mitad del trayecto, frente al anuncio de un rodeo, se ofrecen vacunas contra la influenza. Entre los múltiples sonidos, nuevamente se impone un anuncio: “a 10, a 10, a 10; a 10 pesitos; tres por 25”, es un hombre que vende agua embotellada.

Finalmente, el anuncio de una unión de trabajadores da otra bienvenida a los feligreses, marcando el fin de la calzada y el inicio de la plaza jardín Morelos, donde se mezcla el olor a comida frita, a enchiladas, a postres y a antojitos. Más de 900 comerciantes esperan a los visitantes.

En la entrada del templo de Guadalupe, un arreglo floral con el nombre de un grupo sindical da la ultima bienvenida. Una vendedora ofrece medallas religiosas: “La imagen de la virgen, le vale 10”. Una mujer mayor pide que se abra paso a las personas que van de rodillas.

Sin embargo, dentro del templo se acaba la algarabía. Todas las voces se unen un solo canto, que dice: ¡Adiós, reina del cielo, madre del salvador!, ¡Adiós, oh madre mía! ¡adiós, adiós, adiós!

(Foto: ACG)

Datos a saber 

Aproximadamente 450 mil personas asisten a las fiestas guadalupanas de Morelia, suficientes para llenar 12 veces el estadio Morelos.

980 comerciantes cuentan con permisos de tolerancia durante las fiestas.

Más de 200 elementos resguardan la seguridad el 12 de diciembre.

Más de mil 070 toneladas de basura se generan durante la temporada de festividades.

La derrama económica supera los 13 millones de pesos.

 

CA