(Foto Cortesía)

Morelia, Michoacán (Boletín).- Para fortalecer la cohesión social y propiciar ambientes sanos, que abonen a la paz y la concordia, el Gobierno de Michoacán, que encabeza Silvano Aureoles Conejo, construyó dos centros comunitarios y realizó la rehabilitación de uno más, con una inversión de siete millones 815 mil pesos.

Con recursos del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia (Pronapred), y por medio de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP), el Ejecutivo michoacano edificó, a inicios de la presente administración estatal, los espacios de Chandio, en Apatzingán, uno más en la cabecera municipal de Zamora, y rehabilitó el que ya existía en Lázaro Cárdenas.

En la ejecución de las obras, la SCOP contó con el acompañamiento y supervisión del Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública.

Así, las y los habitantes en condiciones de vulnerabilidad social, especialmente las mujeres de escasos recursos y sus familias, que han sido víctimas de violencia, pueden acudir a los centros comunitarios, donde el trabajo gubernamental está enfocado en brindarles una atención integral y promover la eliminación de esas conductas que dañan a la sociedad.

PO