Se capacita de manera permanente al personal de salud

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- En la entidad, los centros de salud y hospitales adscritos a la Secretaría de Salud de Michoacán (SSM) tratan adecuadamente los Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos (RPBI) que generan con el trabajo diario, es decir que separan la basura convencional de los RPBI, para luego entregarlos a una empresa especializada en la recolección, tratamiento y destino final, para evitar la contaminación.

Además, a través de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Michoacán (Coepris) se capacita de manera permanente al personal de salud, sobre la manera correcta en la que debe separar la basura convencional de los RPBI, en cada unidad médica.

Así mismo se les instruye sobre el tratamiento adecuado de los residuos peligrosos, sobre cómo deben usar y colocar contenedores especiales distintos a los de la basura convencional, y sobre cómo deben recolectar los desechos biológico infecciosos tales como sangre, agujas, jeringas, piezas dentales, tejidos y órganos que se extirpan en procedimientos quirúrgicos, entre otros más.

Un promedio de 70 asesorías y 20 cursos anuales de capacitación son los que imparte la Coepris al personal generador de residuos peligrosos, y en estas capacitaciones se les instruye sobre cómo recolectar y manejar los RPBI.

Las empresas dedicadas a la recolección y tratamiento final de los desechos peligrosos se encargan de recoger los RPBI generados, ciertos días de la semana, y los hospitales y centros de salud deben de contar con un almacén para colocarlos en resguardo, en lo que la empresa contratada pasa por ellos.

Es por ello que también se instruye al personal de salud sobre las necesidades y condiciones que debe tener este almacén, para que sea ubicado en un lugar distinto y alejado al sitio en el que se coloca la basura convencional.

Dentro de las acciones de vigilancia de la Coepros, también está la de verificar que los hospitales contraten a empresas dedicadas a la recolección y disposición final de los desechos peligrosos, pues éstos no pueden enviarlos al relleno sanitario en el camión recolector de basura, sino que deben solicitar los servicios de una compañía especializada.

Lo anterior en base a la Norma Oficial Mexicana NOM-087-ECOL-SSA1-2002, Protección Ambiental, Salud Ambiental y Residuos Peligrosos Biológico-infecciosos, la cual establece que la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) a través de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), son las responsables de vigilar que los hospitales cumplan con la separación de los residuos peligrosos y con la contratación de una empresa que se encargue de la destrucción final de éstos desechos.

La Semarnat es la que autoriza la existencia, creación y funcionamiento de las empresas dedicadas a la recolección y disposición final de los residuos peligrosos. Sin esta licencia no pueden operar. Sólo la Semarnat otorga dicho permiso.

Es la Profepa la que ejecuta las sanciones que establece la Ley de Gestión Integral de Residuos y la que castiga a los hospitales que no separan sus RPBI y que no les dan disposición final a los mismos a través de una empresa dedicada a ello.