Gerardo Martino y su etapa negra como técnico del Barcelona

CIUDAD DE MÉXICO (Rasadeportes.com).- El flamante nuevo director técnico argentino de la Selección Mexicana, Gerardo Martino, tiene ya un extenso currículo como estratega dentro del futbol internacional, incluida una etapa nada agradable a cargo del Barcelona.

El “Tata” asumió como DT de los blaugranas en el verano del 2013. A su llegada recibió como “regalo” el fichaje del brasileño Neymar Jr.
(Foto: Twitter)

La Supercopa de España ante el Atlético de Madrid fue su estreno oficialmente en el banquillo catalán. Tras el 1-1 en el juego de ida, Barcelona se coronó al empatar 0-0 en la vuelta en el Camp Nou por el criterio de gol de visitante.

Su primer semestre fue bastante bueno con un inicio de LaLiga con siete victorias en fila y cero derrotas en su primeros 20 partidos al mando, que lo catapultaron como líder de la competencia.

La debacle de Martino con el Barcelona se gestó en 2014, primero perdió la final de la Copa del Rey ante el Real Madrid por 2-1, posteriormente cayó en 4tos de final de la UEFA Champions League frente al Atlético de Madrid (global 2-1).

El último clavo en el ataúd del argentino llegó el 17 de mayo. Barcelona enfrentaba al Atlético de Madrid en la fecha 38 de LaLiga, los Colchoneros llegaban como líderes con 89 puntos, los culés en la segunda posición con 86.

A los rojiblancos les bastaba el empate para ser campeones, mientras que los blaugranas necesitaban ganar para coronarse en el Camp Nou.

El resultado terminó siendo un empate 1-1 y de esta amarga manera Gerardo Martino se despidió del Barcelona sin darle un título al club en el 2014.

Su balance como DT del Barça no fue malo en lo numérico, consiguió 40 victorias, 11 empates y apenas tuvo ocho derrotas en 59 partidos dirigidos.

Veremos entonces si cuatro años después y tras haber dirigido a la selección de Argentina y al Atlanta United de la MLS, Gerardo Martino es capaz de darle a México el salto de calidad que tanto añora la FMF, o si el entorno a veces nocivo y tóxico termina devorando de un bocado a otro DT en la denominada: “silla caliente” del equipo tricolor.