Imagen: Google

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Un hombre y su guitarra, con eso basta. Entre el cerebro y los dedos se escurre todo el talento nacional que habitaba en Chava Flores.

Con una voz grave y un bigote duro, el capitalino recorrió básicamente toda colonia popular de la Ciudad de México y narró como pocos la picardía, el albur, las escenas y los colores de una urbe que pronto se convertiría en la más poblada del mundo.

Salvador Flores Rivera trabajó en cuanto pudo, siempre privilegiando los envíos, como capricho, para poder ir de aquí para allá y conocer de todo, hablar por todos. Incómodo pero tolerable, grosero pero elegante, la música de Chava podía escucharse en todos lados incomodando a muchos pero sacando siempre una risita quebrada por el ingenio de su lengua.