Acueducto Morelia
Su labor manual permite crear la pertenencia con la herencia cultural, aseguró Gauri García (Foto: Cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El programa «Guardianes del Patrimonio» creado por la Coordinación del Centro Histórico de Morelia permite que los ciudadanos se involucren en la restauración de sus monumentos con trabajo manual, informó la titular de dicha dependencia municipal, Gauri Ivett García Medina.

En la primera actividad un total de 45 personas, la mayoría jóvenes y adultos, participaron en la limpieza del Acueducto de Morelia y pronto continuarán con la Calzada Fray Antonio de San Miguel también bajo resguardo del ayuntamiento capitalino.

guardianes patrimonio
(Foto: Cortesía)

Mediante este programa se crea una línea de comunicación con los voluntarios para que ellos aprendan las técnicas regionales «porque a diferencia de la arquitectura contemporánea, todo lo que tiene que ver con restauración tiene procesos constructivos ancestrales».

Con la iniciativa que nace con la idea de que los principales vigías de su herencia cultural sean los propios ciudadanos se busca un «bruñido perpetuo» y se trabaja desde la idea de que el patrimonio se crea, emerge y surge para la sociedad, afirmó la arquitecta Gauri García Medina, quien también es restauradora.

guardianes limpieza
(Foto: Cortesía)
“Esto no quiere decir que los organismos gubernamentales, los agentes de decisión, se rinden ante la protección del patrimonio, tiene que ver más con integrar a los ciudadanos a que colaboren” expuso, y aseveró que las líneas de acción del programa están basadas en lo que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) indica en materia educativa, “porque somos sitio inscrito en la lista de Patrimonio Mundial”.

Añadió que el trabajo manual va ligado intrínsecamente con el desarrollo cognitivo, «por eso los alarifes y los albañiles han hecho las conexiones cerebrales para atender el tema de la restauración, es un poco complejo pero con este trabajo hecho con las manos se crea una pertenencia hacia el patrimonio», aseguró, pues se requiere «tomar algo, limpiarlo, sacudirlo y observar lo que estás haciendo a la pieza».

En este sentido, dijo, el involucramiento de la sociedad permite que «se entiendan los sistemas constructivos, la manera como los antiguos pensaban, cómo diseñaron con geometría descriptiva, con orden, con conexiones de fuerza que permitieron que los edificios sean tan sólidos y esto no nació de manera espontánea, tuvieron muchos errores, hasta que dieron con las mejores técnicas de construcción que es lo que nosotros recibimos».

Acueducto
(Foto: Cortesía)

Ejemplificó que la mayoría de las personas no comprende lo complicado que es liberar una pinta de una ignimbrita (roca que se forma por deposición y consolidación de materiales magmáticos producidos por erupciones volcánicas explosivas), «nosotros buscamos que ellos entiendan que hay que cuidarlo, pero no sólo por discurso, sino porque los elementos monumentales lo agradecen y cambian, entonces en el momento que ellos ven ese cambio comprenden a qué nos referimos con la protección».

La funcionaria municipal dijo que el tema del patrimonio “no es algo emergente, son conceptos ancestrales que no se heredan sólo por ósmosis, se necesita saber cuánto vale y por qué”.

La siguiente parte de los «Guardianes del Patrimonio» es lograr que las nuevas generaciones, «que en estos momentos están pasando por una contingencia, tengan algo con lo cual hagan resurgir sus nuevas ideas, y esto no quiere decir que estamos anclados en el pasado sino que sabemos de dónde venimos».

limpieza acueducto
(Foto: Cortesía)

Por: Fátima Miranda/rmr