Gabriela Oseguera yacía al interior de una Dodge, de color blanco, unidad que estaba a una orilla de la carretera hacia Camucuato (Foto: RED113)

Ixtlán, Michoacán (MiMorelia.com/RED113).- Gabriela Oseguera Gutiérrez, viuda del ex presidente de Tanhuato, Gustavo Garibay García, asesinado a balazos a las puertas de su hogar en dicha población el sábado 22 de marzo de 2014, fue encontrada muerta la mañana de este jueves dentro de una camioneta que estaba accidentada a un lado de la cinta asfáltica en esta demarcación. Según la necropsia de ley que le fue practicada, la mujer falleció por estrangulamiento, trascendió en la labor periodística.

En este tenor, se supo que Gabriela Oseguera yacía al interior de una Dodge, de color blanco, unidad que estaba a una orilla de la carretera hacia Camucuato, perteneciente a esta municipalidad de Ixtlán.

Al lugar acudieron las autoridades ministeriales para emprender las actuaciones respectivas; el suceso fue a unos 150 metros de la carretera Zamora-La Barca. La Procuraduría de Michoacán informó que la Fiscalía Regional inició la carpeta de investigación respectiva con relación a los hechos.

En su momento, Oseguera Gutiérrez denunció ante la prensa que su esposo sabía quienes deseaban asesinarlo y mencionó que todo estaba en la denuncia que Garibay García presentó ante la entonces Subprocuraduría Regional de Justicia de Zamora luego del primer atentado a tiros del que fue blanco el 31 de octubre de 2012, cuando fue emboscado por un comando que le cerró el paso en los momentos en que se dirigía a un poblado cercano a Jalisco, donde haría una gira de trabajo.

En ese entonces sobrevivió y fue trasladado en un helicóptero a la ciudad de Morelia. Tras lo ocurrido le sería designada una escolta de policías federales que en agosto de 2013 le fue retirada sin explicación alguna, de acuerdo con lo divulgado por el Partido Acción Nacional, que en ese tiempo condenó la muerte del ex alcalde, quien pertenecía a sus filas.

En aquellas fechas al ser asesinado su marido Gabriela Oseguera también añadió ante los medios de comunicación que Gustavo Garibay no confiaba en la Policía Estatal, por lo que había rechazado la seguridad ofrecida por el ex gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo Figueroa. Antes de su homicidio, Garibay declaró ante la opinión pública que el crimen organizado deseaba su muerte por no darles el control de las obras públicas y el área de seguridad.

Cabe recordar que en marzo de 2011 fue privado de la vida a balazos, José Gómez Basurto, él fungía como director de Seguridad Pública durante la administración de Gustavo Garibay, mientras que en febrero de 2013, el secretario general de su Ayuntamiento, José Pedro Córdoba Aguirre, corrió con la misma suerte, al ser agredido a tiros cuando iba en su auto: Un Nissan Platina, en el kilómetro 24 de la carretera Tanhuato-Yurécuaro. Todos estos casos y el reciente que dejan entrever la historia de sangre por la que pasa aquella tierra.