La virgen recibirá el pésame por parte del Arzobispo Carlos Garfias en la Catedral, en una ceremonia privada (Foto: Cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).–La advocación de la Madre de Dios que es venerada en el Templo de Las Capuchinas, ha sido acompañada en su dolor por la muerte de Jesús durante 43 años por los fieles católicos, sin embargo, este Viernes Santo, por la contingencia sanitaria, recibirá el pésame por parte del Arzobispo Carlos Garfias en la Catedral, en una ceremonia privada.

La Virgen de La Soledad, imagen que representa el sufrimiento de la madre de Jesús, es la piedra angular de la Procesión del Silencio en Morelia, desde 1976 cuando el padre Joaquín Altamirano Rodríguez la puso al frente de dicho cortejo fúnebre, por ser la advocación de la Virgen María venerada en el Templo de Las Capuchinas, compartió Guillermo Rodríguez Cruz, presidente de la Asociación “Tradiciones Michoacanas”, a cargo de la organización del evento.

A semejanza de las procesiones realizadas en lugares de España, como la de la Virgen de la Macarena en Sevilla, el padre Joaquín quiso acompañar a la Virgen María “como mujer corredentora que fue testigo del sacrificio y de la salvación del género humano por la muerte del rey de reyes”, se le acompaña simbólicamente en su camino desde El Calvario al sepulcro”,

Ella recibía año con año el pésame por parte de las autoridades eclesiásticas durante la procesión y era custodiada por los fieles de la grey católica cada Viernes Santo. Sin embargo, por primera vez en 44 años a causa de la contingencia sanitaria, será recibida en privado por un contingente encabezado por el Arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos, en la Catedral en donde se orará un Rosario con el mismo objetivo.

(Foto: Tradiciones Michoacanas, A.C.)

En sus orígenes fue una procesión “muy pequeña y simple” y debido que en dicho templo se venera a la Virgen de La Soledad y El Santo Entierro es que se decidió que dichas imágenes encabezaran la marcha en la que católicos cargan en sus espaldas como signo de penitencia, imágenes elaboradas, algunas, desde el siglo XVI.

En un primer momento se hacía alrededor del jardín y con el pasar de los años se realizaba dentro del barrio en las calles Vasco de Quiroga, Antonio Alzate, Vicente Santa María, Padre Lloreda, y Velázquez de León.

“Al tomar mayor fuerza y al ser más popular pues más gente acudía a la procesión, ya era una tradición en Semana Santa ir el Viernes Santo al barrio”.

En 1991 con motivo del 450 aniversario de la fundación de la ciudad que en el marco de las festividades se le solicitó al padre Joaquín realizar la procesión por la Avenida Madero de Morelia.

Al siguiente año se empezó a realizar del Templo de Mater Dolorosa a la Plaza Jardín Morelos en donde se daba el pésame y de regreso al barrio de Capuchinas, eran pocos contingentes y se fueron sumando más.

Fue hasta el 2005 que se reestructura la procesión y se cambió el sentido, saliendo de la Calzada Fray Antonio de San Miguel hasta llegar a Catedral.

En 2009, a iniciativa del Cardenal Alberto Suárez Inda que funda la Asociación Civil “Tradiciones Michoacanas”, “se compraron enseres, nuevas imágenes y vestuarios, fue entonces que ya tuvo mayor crecimiento y auge”.

Desde que participa la Arquidiócesis, el Ayuntamiento y la asociación con un trabajo conjunto, la tradición en Morelia está posicionada en el gusto de los feligreses y visitantes nacionales y extranjeros, “hace ya bastante ruido”, y compite con las de San Luis Potosí, Querétaro y Zacatecas.

“Hay muchos testimonios de gente que pide milagros y se les ha cumplido, al año siguiente nos buscan para participar en agradecimiento por algún favor recibido”, generalmente ellos acuden como “Penitentes”, van descalzos y con capuchas rojas para guardar el anonimato y su penitencia tenga mayor fruto.

(Foto «Tradiciones Michoacanas, A.C.»)

Con la Virgen de la Soledad y el Santo Entierro, imágenes fundadoras, inicia la procesión, participan también el Cristo Negro de Esquipulas del templo de La Merced, el Cristo el Señor de la Esperanza, el Señor de la Columna (de pasta de caña de finales del siglo XVI, la más antigua que sale), el Cristo caído, el Nazareno, la Virgen de los Dolores.

Entre las 27 cofradías están las de La Merced, Mater Dolorosa, la del Panteón, la del Punhuato, y vecinos de diferentes colonias, así como niños y jóvenes. Las damas cargan una cruz y tocan los tambores. Participan además las asociaciones de Toreros y de Charros de Morelia.

Por: Fátima Miranda/E