Por: Andrés Torres Magaña/@AndresJTM11 Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El general de brigada Gerardo Mérida Sánchez se convirtió este martes por la mañana en el comandante de la XXI Zona Militar, en lugar de José Francisco Morales Cázares, durante una ceremonia encabezada por autoridades castrenses y civiles en las instalaciones militares de esta ciudad.
El nuevo comandante de la XXI Zona Militar es originario de Poza Rica, Veracruz, e ingresó a la Escuela Militar en 1975 hasta 1979, para cumplir diversas órdenes castrenses.
Previo a su nuevo cargo al frente de la XXI Zona Militar, Mérida Sánchez cumplió funciones militares en municipios de Veracruz, Chiapas, Durango, Baja California y como miembro del cuerpo diplomático mexicano en Chile. [caption id="attachment_474536" align="aligncenter" width="640"] (Foto: ACG)[/caption] Durante su toma de protesta estuvieron presentes el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo; el alcalde de Morelia, Alfonso Martínez; el secretario de Gobierno, Adrián López Solís, así como los comandantes de las zonas militares XI, XII Y XLIII.
“Huachicoleo” y siembra de enervantes, los retos
Javier Cruz es el responsable de la sede militar de Irapuato, Guanajuato, y tiene jurisdicción también en Querétaro y Michoacán, por lo que dijo conocer “la problemática del área… estamos trabajando con las autoridades de seguridad estatal”. “Seguimos trabajando en la localización de tomas clandestinas, tenemos un promedio por decirlo así de tres o cuatro tomas clandestinas diarias. No estoy hablando únicamente de Michoacán, sino también de Guanajuato”, dijo el comandante en entrevista con medios de comunicación. Para contener esta problemática con tres a cuatro tomas localizadas cada día, Javier Cruz dio a conocer que cuentan con tropas tanto en Michoacán como en Guanajuato, “más tropas que vienen fuera de la jurisdicción para reforzar esta actividad”. Añadió que los elementos castrenses, en coordinación con elementos estatales y federales, hacen recorridos las 24 horas y atienden las denuncias ciudadanas. “Hemos logrado asegurar algunos tractocamiones y camionetas con depósitos de mil litros”, Respecto al cultivo y tráfico de estupefacientes, reconoció que la región en la que más trabajan es la XLIII Zona Militar, correspondiente a Apatzingán y Colima, ya que “la propia conformación del terreno, por la sierra, permite que se siembre en los lugares más aislados y ahí andamos con los helicópteros”. Para dar cumplimiento con estas tares ambas zonas militares trabajan en coordinación con el refuerzo de 500 policías militares, quienes hacen recorridos permanentes por tierra y aire, así como la atención a denuncias ciudadanas. R