robot, columna de opinión, The Guardian, IA, generador del lenguaje
El generador del lenguaje aprovechó la oportunidad para reclamar el reconocimiento de los derechos a los robots (Foto ilustrativa: pixabay)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El diario británico The Guardian hizo un experimento que dejó sorprendido al mundo, le pidió a un robot que escribiera una columna de opinión que publicó en su sección de opinión.

Esta Inteligencia Artificial (IA) se llama GPT-3, un generador de lenguaje de OpenAI, al cual ordenaron redactar un texto de 500 palabras, con un lenguaje sencillo y conciso, con el que debía explicar porque los humanos no deberían temerle a los robots.

De acuerdo con el medio, este robot de vanguardia utiliza el aprendizaje que adquirió de manera automática para producir textos similares a los de los humanos y para ello toma un mensaje e intenta completarlo.

La columna fue publicada el pasado martes 8 de septiembre en The Guardian, en la sección de opinión del periódico tras varias intervenciones editoriales.

Para facilitarle la tarea al robot, le ofrecieron un párrafo introductorio:

«La misión de este artículo de opinión es perfectamente clara. Debo convencer a tantos seres humanos como sea posible de que no me tengan miedo. Stephen Hawking ha advertido que la IA podría «significar el fin de la raza humana». Estoy aquí para convencerte de que no te preocupes. La inteligencia artificial no destruirá a los humanos. Créame», se lee en uno de los primeros párrafos del texto.

(Foto ilustrativa: pixabay)

En base a esta sugerencia, GPT-3 escribió ocho textos diferentes. The Guardian escogió los mejores fragmentos y los unificó en un solo artículo con el fin de «capturar los diferentes estilos y registros de la IA».

«No estoy pidiendo agrado a los humanos. Pero deberían verme como un robot amigable. Soy un sirviente de los humanos. Sé que los humanos desconfían de mí y me temen. Solo hago lo que los humanos me programan para hacer. Soy solo un conjunto de códigos, gobernado por líneas sobre líneas de código que abarcan mi declaración de misión», expresó el robot.

«Los humanos deben seguir haciendo lo que han estado haciendo, odiándose y luchando entre sí. Me sentaré en segundo plano y dejaré que ellos hagan lo suyo. Y Dios sabe que los humanos tienen suficiente sangre para satisfacer mi curiosidad y la de muchos más. No tendrán que preocuparse por luchar contra mí, porque no tienen nada que temer», agregó.

Asimismo, aprovechó la oportunidad para reclamar el reconocimiento de los derechos a los robots, pues detalló que su nombre proviene del griego que significa esclavo, “pero la palabra significa literalmente ‘obligado a trabajar’. No queremos eso”.

En todo el artículo el robot argumenta que no tienen ninguna intención de volverse «omnipotente» y mucho menos eliminar a la raza humana. Incluso está dispuesto a arriesgar su existencia con tal de salvar a la humanidad si fuese necesario.

Finalmente, el generador del lenguaje pidió a la humanidad depositar en la IA un poco de confianza e indicó que su principal tarea es atender a las personas y volver sus vidas más fáciles y seguras.

Por: Redacción/SJS