billetes, dinero
Los créditos debían ser destinados por las autoridades locales a financiar inversiones públicas productivas en obras (Foto: Ilustrativa)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Debido a que no se logró la mayoría calificada, el Pleno del Congreso estatal frenó esta tarde la aprobación que habían dictaminado las comisiones unidas de Hacienda y Presupuesto para autorizar a los municipios michoacanos a contratar financiamiento, afectando como fuente de pago hasta el 25% del derecho y los ingresos que les correspondan del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social, Municipal y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal (FAIS).

El proyecto legislativo fue presentado por el titular del Ejecutivo estatal, con la intención de que los municipios tuvieran la posibilidad de contratar financiamientos a tasa fija en los ejercicios fiscales 2019 y hasta el 31 de mayo de 2020, así como disponer de los mismos a más tardar el 30 de junio de 2020.

Estipulaba que los créditos debían ser destinados por las autoridades locales a financiar inversiones públicas productivas en obras, acciones sociales básicas y/o inversiones que beneficien directamente a población en pobreza extrema, localidades con alto o muy alto nivel de rezago social.

Lo anterior, en los siguientes rubros: agua potable, alcantarillado, drenaje, urbanización, electrificación rural y de colonias pobres, infraestructura básica del sector salud y educativo, y conforme a lo señalado en el catálogo de acciones establecido en los Lineamientos Generales para la Operación del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social, emitidos por la entonces Secretaría de Desarrollo Social, ahora Secretaría del Bienestar, y publicados en el Diario Oficial de la Federación el 12 de julio de 2019 y sus modificaciones.

Pese a que los integrantes de las comisiones unidas ya citadas presentaron el dictamen con luz verde para que los municipios del estado pudieran acceder a créditos en los términos ya expuestos, la votación del Pleno no alcanzó la mayoría calificada, es decir al menos dos terceras partes de los legisladores presentes, por tanto, el dictamen fue desechado.

En contra votaron los congresistas de Movimiento de Regeneración Nacional y el Partido del Trabajo, así como como Erik Juárez Blanquet, miembro de la Representación Parlamentaria; a favor se pronunciaron los diputados del PAN, PRI, PRD, PVEM y la independiente, Wilma Zavala Ramírez.

Durante la discusión, el legislador del Partido de la Revolución Democrática, Octavio Ocampo Córdova, atribuyó la postura de los petistas y morenistas a que no han sido presidentes municipales y los tachó de tener poca sensibilidad para apoyar a los ayuntamientos.

“No es deuda es una oportunidad para que los municipios tengan inversión y capacidad de poder resolver de manera inmediata los problemas que aquejan a los ayuntamientos… van a los municipios a exigir pavimentaciones, drenaje, agua potable, electrificación, seguridad, salud, educación, ahí es ventanilla donde los ciudadanos van a externar sus necesidades”, remarcó.

Por: Sayra Casillas/RMR