Desde 2010 estos jóvenes se dedican a acercar la tecnología y la ciencia a jóvenes de pueblos indígenas (Foto: Cortesía)

Por: Carolina Zambrano/@Caroz_ZaC

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Llevar la investigación y divulgación de la ciencia a las comunidades indígenas de Michoacán ha sido la labor que desde 2010 realizan siete jóvenes originarios de localidades purépechas, quienes estudiaron en diversas instituciones de educación superior del estado.

En entrevista para exclusiva, Luis Bernardo López Sosa, maestro en ciencias y miembro del Grupo Multidisciplinario de Investigadores Indígenas para el Desarrollo de Tecnologías Sustentables, habló sobre este proyecto, el cual ganó este año el Premio de Vinculación, una de las categorías que tienen los premios estatales de Ciencia, otorgados por el gobierno michoacano.

El investigador explicó que el grupo se formó en 2009 y se consolidó en 2010 con la finalidad de generar tecnologías sustentables para implementarlas en comunidades rurales indígenas, principalmente en grupos vulnerables en el estado de Michoacán.

«Está integrado por siete investigadores jóvenes originarios de comunidades indígenas purépechas adscritos a diferentes instituciones, como la Universidad Intercultural Indígena de Michoacán y la Universidad Michoacana».

Especificó que hay dos acciones principales que realiza el grupo, una de estas es acercar a las localidades la tecnología que se desarrolla en las universidades para que la población tenga un acercamiento con la ciencia.

«Por otra parte realizamos capacitación formal en las universidades, y no formal a través del Centro Juvenil para el Desarrollo de Este, el cual es itinerante, pero tiene oficinas en la comunidad de Naranja de Tapia, Zacapu«.

Destacó que la labor de divulgación de la ciencia es de gran importancia, ya que muchas veces las personas no tienen acceso a la educación superior, sin embargo, tienen capacidades y habilidades que pueden desarrollar en beneficio de su comunidad.

Por ello, resaltó que se ha logrado que más de 10 dispositivos para satisfacer necesidades energéticas operen con fuentes renovables, con lo cual se ha beneficiado a más de 250 familias generando impactos cuantificables en materia de mitigación ambiental, reducción de gasto, así como disminución en problemas de salud pública.

«Además de la Investigación científica básica y aplicada, generamos artículos con rigor científico, publicaciones de material bibliográfico y audiovisual y también tenemos en trámite dos patentes, una se trata de un sistema de geometría compuesta de óptica anidólica para la cocción de alimentos, la otra patente se trata del recubrimiento a partir de residuos forestales para aprovechar la energía de manera foto térmica».

Señaló que continuarán con la labor que han desempeñado en los últimos siete años para llegar a más comunidades y aportar conocimientos científicos en beneficio de la ciudadanía. Algunos sitios que han visitado son: Quiroga, Tingambato, Zacapu, Puruándiro, Chilchota, Purépero, Aquila, Nahuatzen y Morelia.

FG