Silvano Aureoles encabezó la ceremonia de inauguración (Foto ACG)

Por: Héctor Jiménez/@Hectorjjmm

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- La tarde de este viernes el gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo, inauguró el albergue del Hospital Infantil de Morelia «Eva Sámano de López Mateos», el cual tiene como fin brindar alojamiento a los pequeños pacientes de cáncer del nosocomio, y los padres que actualmente pernoctan en el campamento del Bosque Cuauhtémoc.

En el marco del evento inaugural, el mandatario estatal se refirió a la obra como «un sueño añejo», pero reconoció que la capacidad del edificio no será suficiente para resolver el problema del campamento, que desde hace años se ubica a un costado del Hospital Infantil.

Aureoles Conejo agregó que la obra tiene como fin apoyar a los padres de familia, quienes además de sufrir por la enfermedad de uno de sus hijos tienen que soportar condiciones extremas del clima o costear gastos de hospedaje.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud de Michoacán (SSM), el albergue ubicado detrás del hospital tuvo una inversión aproximada de nueve millones 500 mil pesos y cuenta con dos áreas separadas de dormitorios, suficientes para 40 pacientes y sus respectivas familias.

La obra tiene dormitorios, sala de espera, sanitarios con lavabos y regaderas, así como lavadora para la ropa en caso de que se necesite.

El campamento del Hospital Infantil ha funcionado al menos desde hace siete años atrás y, aunque este número varia por temporadas, actualmente se compone por unas 30 casas de campaña. Sus ocupantes son en su mayoría padres de niños enfermos con cáncer que, según sus declaraciones, han preferido pernoctar en el campamento en vez los albergues cercanos, para ahorrarse unos 15 pesos de cuota diaria, evitar gastos de transporte y estar más cerca de sus hijos.

A inicios de 2016, Aureoles Conejo prometió que pondría fin a este campamento y les proporcionaría un lugar digno a las familias para pasar la noche. Esto ocurrió después de que varias madres denunciaron en un evento público que en el hospital infantil no se contaba con lo necesario para la atención de sus hijos enfermos con cáncer, y estaban corriendo con el pago de algunas medicinas costosas.

Si bien el proyecto del albergue estaba trazado para estar listo en tres meses, no se inauguró hasta un año después de las denuncias presentadas en la Casa de Gobierno de Michoacán. La nueva edificación tenía como fin la desaparición del campamento, pero a medida que avanzaba se prefirió dar prioridad a que en el albergarán a los niños que no requieren estar hospitalizados pero deben mantenerse en observación.

ez