Columnista María Esquivel MiMorelia

Hace algunos años podíamos asegurar que el cerebro llegaba a su máxima función cuando llegábamos a ser adultos jóvenes, y cuando entrabamos a la tercera edad poco a poco su función comenzaba a disminuir, perdiendo así la memoria y teniendo confusión mental.

Hoy se sabe que el estilo de vida moderno juega un papel crucial para el deterioro cognitivo, pues el estar expuestos a toxinas, químicos, estrés, falta de descanso, una dieta pobre en nutrientes y otros factores puede deteriorar la función de nuestro cerebro incluso en edades tempranas.

La contracara de esto es que llevar un estilo de vida saludable puede contribuir en gran medida a tener un óptimo desempeño cognitivo, incluso se puede lograr que el mismo cerebro haga que crezcan nuevas neuronas, el cual es un proceso que se conoce como neurogénesis.

Si nosotros le damos a nuestro cerebro las herramientas para tener una regeneración constante, el hipocampo, el cual es el centro de la memoria, es capaz de estar en regeneración durante toda nuestra vida, incluso cuando tengamos 90 años. Estas herramientas están basadas en un estilo de vida saludable y serán de gran ayuda para mantener nuestro cerebro en constante regeneración, por lo tanto en un óptimo desempeño y funcionamiento.

Herramientas para mejorar tu memoria

1.- Come limpio y bien: Para mantener y mejorar nuestra memoria durante el resto de nuestra vida es muy importante comer bien. Es recomendable evitar comer azúcar y carbohidratos simples, pues está comprobado que afectan la salud de nuestras neuronas.
Es esencial incrementar el consumo de vegetales y frutas, pues contienen antioxidantes que protegen nuestro cerebro y estimulan la producción de células nuevas.Es muy importante incrementar el consumo de omega-3, pues es la grasa saludable que nuestro cerebro necesita para operar de manera correcta; los omega-3 los puedes obtener de pescados, aguacate, chía, aceite de olivo o incluso de un buen suplemento que contenga aceite de pescado o de krill.

2.- Ejercítate: El ejercicio estimula el cerebro de una forma tan buena que protege a las células de que se dañen; durante el ejercicio las células producen proteínasy otros químicos que son beneficiosos para la función cognitiva, incluyendo el aprendizaje. Además, en varios estudios se ha encontrado que las personas que realizan ejercicio de forma habitual pueden llegar a expandir su centro de memoria.

3.- Concéntrate en una tarea a la vez: Muchas veces nuestro ritmo de vida nos obliga a hacer muchas tareas al mismo tiempo; sin embargo, esto hace que nuestro cerebro no pueda realmente concentrarse y lo dejamos exhausto, y muchas veces no podemos ni siquiera concluir las tareas, sintiendo entonces confusión mental y falta de memoria.Es recomendable practicar la atención plena, y dedicarle el tiempo a cada una de las tareas que tenemos que realizar; nuestro cerebro reaccionará de mejor manera y nuestras tareas las resolveremos con éxito.

4.- Necesitas mejorar tu calidad de sueño: Un estudio de Harvard indica que la gente que duerme bien puede incrementar hasta un 33% su memoria, así como la claridad de sus ideas, después de haber dormido satisfactoriamente.
La neuroplasticidad es la capacidad del cerebro de controlar nuestro comportamiento, así como la forma en la que aprendemos, reaccionamos y usamos nuestra memoria. El dormir mal modifica el proceso de neuroplasticidad, por lo que acumular días sin dormir puede terminar desencadenando problemas de ansiedad, confusión, depresión, etcétera.
Es por esto que es de suma importancia tener técnicas para conciliar el sueño y asegurarnos de tener un profundo descanso diario.