Plantón en Palacio de Gobierno se mantiene y bloquea circulación de la Avenida Madero, desde Morelos Norte hasta la calle de Abasolo; el corte está desde la calle de Galeana

 

Avanza circulación sin problemas en ambos sentidos en el Libramiento Sur desde Casa de Gobierno hasta Salida a Pátzcuaro; hay poca carga vehicular 

 

Circulación abundante sobre la Avenida Camelinas, desde Calzada Juárez hasta la Ventura Puente en ambos sentidos, debido a una mala sincronía de los semáforos 

 

Tráfico en Avenida Tata Vasco a vuelta de rueda, desde Revillagigedo hasta la Calzada Madero lo que complica el avance. Igual en sentido contrario.

Indignan chalecos de arena para mantener sentados a niños en primaria

beluga
La empresa creadora se especializa en terapia con arena (Foto: beluga-healthcare.de)
Alemania (MiMorelia.com/Redacción).- Entre uno y medio y seis kilos pesan los chalecos rellenos de arena que usan algunos alumnos de primaria en aulas de Alemania, mismas que ha desatado una gran polémica en el país. Presuntamente los usan debido a que permiten que se concentren los niños con déficit de atención, y en general a los que les cuesta quedarse quietos en la silla. Aunque otros opinan que esos chalecos impiden de mala manera el libre movimiento de los pequeños. En las redes sociales han tachado tal acto como “tortura”, “una perversión”, entre otras. Aunque esto se usa desde hace muchos años, la polémica se desató debido a un artículo publicado por el periódico de Hamburgo. Estas prendas las sacó a la venta una empresa llamada Beluga, que está especializada en terapia con arena. En su página describen el funcionamiento como “distribuyen el peso y la presión a lo largo de los músculos y estimulan los sentidos, lo que provoca un incremento del rendimiento cognitivo […] el niño está relajado y puede trabajar totalmente concentrado”. La directora, Silke Turley explica que normalmente los compradores son centros para niños con necesidades especiales. “Está indicado para personas con problemas que tienen problemas para percibir su cuerpo. El chaleco les ayuda a ser conscientes del espacio, es lo que llamamos la propiocepción”, afirma Turley. Con información de El País. kpmg