Me da mucho gusto saludarles a todos; ahora en estos días en que celebramos la fiesta de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, el tiempo del adviento tiene un carácter mariano importante y una de las celebraciones centrales del durante el adviento es la Inmaculada Concepción de María.

Los invito a todos para que desde casa, en las circunstancias particulares que ahora nos piden la pandemia, celebremos a la Inmaculada, celebremos a la Santísima Virgen en su Inmaculada Concepción, que la Concepción de María, sin pecado original, nos invite a todos a vivir sin pecado, alejémonos de todo aquello que ofende a Dios, alejémonos de todo lo que sea ofensa para nuestros hermanos y alejémonos de todo lo que nos aleje de Dios a nosotros personalmente.

Vivamos con intensidad, celebrando la Inmaculada Concepción de María y sigamos preparando para celebrar el adviento, les saludo y les bendigo a todos con mucho cariño, el Señor este con ustedes, la bendición de Dios omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezcan para siempre. Amén.