silvano aureoles
El evento se realiza en la plaza Melchor Ocampo de esta capital (Foto: Fátima Miranda)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- «Requerimos reforzar valores en familia y la enseñanza en la escuela para cambiar el rumbo y la situación en la que ahora nos encontramos», expuso el gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo, durante la instalación del Consejo Michoacano para la Construcción de la Paz y la Reconciliación.

Luego de tomar protesta a los integrantes del mismo, el cual está conformado por representantes de la sociedad civil y autoridades estatales, expuso que se requiere desterrar los odios porque «no podemos alimentar expresiones de odio, rencor o resentimiento que nos afecta como sociedad».

A seis meses de haber signado el compromiso, este sábado se instaló el comité directivo en el marco del 455 aniversario luctuoso de Don Vasco de Quiroga.

El mandatario refirió que existe la necesidad de pasar de los discursos y las buenas intenciones a los hechos, «hablemos menos y hagamos más para transformar las cosas que nos están haciendo mucho daño».

Informó que en cuarenta municipios que concentran más de la mitad de la población del estado se instalarán los primeros centros de atención y prevención de las adicciones y centros de escucha.

«Hemos entrado en etapa muy crítica, hace no más de una década se hablaba del problema de consumo de drogas convencionales, tenemos un reto muy grave por el aumento exponencial en el consumo de drogas entre niños, adolescentes y jóvenes, es preocupante que casi la mitad de quienes están presos son menores de 29 años de edad, algo nos falló”, destacó.

Señaló que quienes tienen un cargo público tienen más responsabilidad, pero dijo que se requiere involucrar a la sociedad de manera decidida.

Antes, Marisol Santos Gregorio, originaria de Chilchota, expresó que «la paz no es solo ausencia de violencia» y solicitó dejar los discursos y pasar a las acciones.

Roberto Ramírez Delgado, coordinador estatal de las mesas de Seguridad y Justicia y presidente de la Fundación Ciudadana para el Desarrollo Integral de Michoacán (Fucidim), refrendó su beneplácito porque diversos actores colaboren en la búsqueda del buen común.

A su vez, Carlos Herrera Tello, secretario de Gobierno de Michoacán, dijo que la conquista de paz requiere esfuerzos extraordinarios «porque las raíces que no la dejan crecer son profundas».

Juan Spyker Anderson, presidente de consejo Religioso de Michoacán, dijo que se debe construir la paz y reconciliación en donde se ha vivido en conflicto e intolerancia, con amor, humildad, honestidad, paciencia y comprensión.

Carlos Garfias Merlos, arzobispo de la Arquidiócesis de Morelia, dijo que la actual situación que vive el estado requiere prever e integrar estrategias porque se ha generado cultura de violencia que permitirá impulsar políticas públicas incluyentes y atender a las víctimas.

Por: Fátima Miranda/rmr