Venezuela, Constituyente, rechazo, internacionales
El nuevo cuerpo legislativo se instalaría en 72 horas después de su elección (Foto: @daviddelapaz)

Por: Alina Espinoza

Venezuela (Rasainforma.com).- El gobierno venezolano instalará en las próximas horas una controvertida Asamblea Constituyente, donde se reescribirá la Carta Magna, a pesar del masivo rechazo en el país y la condena de gobiernos de América y Europa.

Mediante una elección con una participación que según la autoridad electoral superó 41 por ciento, sin embargo para la oposición no fue mayor a 12 por ciento; el domingo quedó formada la Asamblea Nacional Constituyente, que entrará en función en la semana.

Le puede interesar: México no reconoce la elección de la Asamblea Nacional en Venezuela

Caracas permanecía en calma, obreros retiraban los escombros dejados por los opositores que levantaron horas antes de protestas contra la elección, luego de una larga jornada más violenta desde que se inició en abril.

El mandatario Nicolás Maduro dijo que su iniciativa busca pacificar al país, ante una ola de protestas que ha dejado 119 muertos, pero la oposición considera que busca seguir en el poder al dilatar las elecciones, incluidas las presidenciales del año 2018.

El nuevo cuerpo legislativo se instalaría en 72 horas después de su elección, según la norma. Y para profundizar la tensión política, será compartida en el edificio del Parlamento, bajo control opositor, un poder que el gobierno venezolano ha advertido que podría abolirlo.

“Esta asamblea no la reconoce nadie. Es la nada. Nosotros estamos en nuestro palacio legislativo. Si ellos van a venir a tomar el palacio con sus fuerzas militares, aquí lo que les queda es pelea”, dijo el diputado defensor, Juan Requesens.

Por otro lado, una decena de países americanos y la Unión Europea han expresado que no aceptarán los resultados de la elección y el gobierno de Perú convocó una reunión urgente de cancilleres para la siguiente semana en Lima.

La administración de Trump fue más allá al amenazar con sanciones económicas contra el país petrolero lo que podría afectar su principal fuente de ingreso.