homicidio de un joven
La CEDH exhorta a las autoridades de seguridad pública para que sus acciones se realicen apegadas al marco de la ley y el respeto a los derechos humanos (Foto Cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- La Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) inició una investigación de oficio por el homicidio de un joven, durante una actuación policial.

TE PUEDE INTERESAR: 

El encargado del Despacho de la Presidencia, Uble Mejía Mora, instruyó al coordinador de Orientación Legal Quejas y Seguimiento, Ángel Botello Ortiz iniciar el expediente de queja y realizar las diligencias respectivas en torno a las posibles violaciones a los derechos humanos de la víctima.

De acuerdo a las versiones periodísticas se confundió al joven con un ladrón, cuando se trataba de un vecino, una persona con trastorno mental: “no se trató de un robo a vivienda, la víctima se metió al inmueble equivocado por confusión, aseguran vecinos de Jardines del Toreo, su papá había reportado que no lo encontraba desde la mañana”.

En las mismas notas se hace referencia a comentarios que hicieron los vecinos del fraccionamiento en redes sociales que señalan: “el chico que falleció en Jardines del Toreo padecía de sus facultades, debido a su condición ingresó a un domicilio, los dueños lo cuestionaron y el joven dijo que se había equivocado…”

“Los elementos de vigilancia del fraccionamiento fueron avisados de la ubicación del joven y se trasladaron para ayudar, pues es conocido, ellos vieron cuando el chico brincó la barda y se percataron de la caída, él comenzó a ponerse inquieto y entre un vecino y dos vigilantes trataron de tranquilizarlo hablando con él para ayudarle a salir de la cochera, fue cuando llegó la policía y empezaron a asustar más al joven…..los gritos de la policía lo inquietaron más y entró en una crisis, cuando abrieron las puertas de la cochera el chico salió corriendo y el policía le disparó….”

Por estos hechos se integró el expediente MOR/594/2020 para investigar posibles actuaciones u omisiones de los policías involucrados, que pudieran derivar en violaciones a los derechos humanos de la víctima.

Boletín/PO