ITM
Este proyecto inició originalmente en 2009 para el CRIT de Irapuato, Guanajuato, por el doctor en Tecnología Avanzada con Base en Ingeniería Mecánica, Israel Aguilera Navarrete, del Tecnológico de Celaya (Foto: Cortesía)

Morelia, Michoacán (Boletín).- El Instituto Tecnológico de Morelia (ITM), “José María Morelos y Pavón”, en coordinación con el Centro de Investigación en Ciencia Aplicada y Tecnología Avanzada (CICATA Querétaro), del Instituto Politécnico Nacional (IPN), elaboran una caminadora o dispositivo para recuperar patrones neuromusculares en personas con alguna discapacidad, lesión o pérdida de función en las extremidades inferiores; el aparato considera el peso del paciente y no solo la movilidad como sucede con los que ya están en el mercado.

Este proyecto inició originalmente en 2009 para el CRIT de Irapuato, Guanajuato, por el doctor en Tecnología Avanzada con Base en Ingeniería Mecánica, Israel Aguilera Navarrete, del Tecnológico de Celaya, sin embargo dado los cambios en estándares de este centro de rehabilitación, el diseño se modificó y se detuvo el proyecto. En 2016, el ITM y CICATA Querétaro retomaron la fabricación, porque hasta ese momento solo se tenía el diseño conceptual en computadora.

En el laboratorio del Instituto Tecnológico de Morelia se realizó el trabajo de fabricación mecánica, que abarcó: pailería, maquinados, fundición, ensambles y actualmente están en la etapa de pruebas y colocación de la electrónica, esta última, se concluirá en el vecino estado. En el ITM se utilizaron los talleres para prototipos que llevan fundición, soldadura y maquinados.

El doctor, que forma parte del programa Cátedras CONACYT, y ha estado adscrito en el ITM durante 10 años, refirió que la caminadora requerirá, en la parte electrónica, un control que se activará a través de impulsos nerviosos para simular un exoesqueleto que recibirá mandos neuromusculares; es decir, el usuario con su mente y los músculos emitirán la señal para caminar.

Los avances en la elaboración de la caminadora en esta primera fase -que ya concluyó-servirán para recuperar patrones neuromusculares por medio de fisioterapias; para el siguiente año se prevé la conclusión del mismo para que tenga la función del exoesqueleto.

“La intención es que se pueda terminar el proyecto con la elaboración de un tipo robot que ayude a las personas a caminar, especialmente para quienes son parapléjicos, ya que además de ser una herramienta de fisioterapia también será una herramienta de banco de experimentación para el desarrollo de exoesqueletos”.

Flv Nz