Andrea Cambrón Hola Morelia

De Querétaro a Nueva York lleva el talento en su voz

Janet Alexandria Barrón Rosas cruzó la frontera de Tijuana-San Diego el último día del año 2000. Recibió el Año Nuevo con sus primas y una de sus tías en la ciudad fronteriza, quienes le ayudaron a “cruzar” la línea, de la forma aparentemente más sencilla, pues siendo sus familiares residentes legales de Estados Unidos utilizaron un automóvil para cruzar y los agentes de migración no revisaron que dentro del vehículo se encontraba Janet.
A los pocos días, consiguió un trabajo en una cadena de hoteles de lujo, como personal de limpieza. La paisana tuvo oportunidad de elegir el sitio para laborar, o bien, en un hotel en California o mudarse hasta Vermont. A “La güera” (conocida así por sus radioescuchas y amigos), le gusta la aventura y emprender viajes hacia lo desconocido, por lo que llegar a las montañas y al frío de Vermont significó para ella, crecer y aprender el idioma inglés.
Janet Alexandria tenía poco tiempo de trabajar limpiando habitaciones de aquel lujoso hotel, junto a una prima, quien fue la responsable de que conociera a Paulo, un portugués con quien contrajo matrimonio meses más tarde, en Nueva York.
Paulo, quien había puesto sus ojos en Alexandria y había comprendido perfectamente las conversaciones entre ella y su prima, mientras hablaban en español, se sintió impactado por esta mexicana, a quien hizo su esposa en Nueva York.
Para mediados del año 2001, Paulo le había propuesto matrimonio a Janet y se casaron en Nueva York; tuvieron dos hijos, quienes son ya casi unos adolescentes y juegan muy bien futbol americano.
La paisana tuvo que adaptarse a una nueva vida de casada y en un país ajeno, “aquí en Farmingville conocí el racismo, cuando una vez me perdí y no sabía comunicarme, con trabajo pronuncié unas palabras en inglés y el taxista se hacía el que no me entendía”.
Cuenta que el inicio de su vida de casada, a la par de su vida laboral, fue un reto que le llenó de satisfacciones y orgullo, al lograr consolidar su pequeña compañía de limpieza.
Con sus ahorros, compró un pequeño restaurante mexicano en Coram, el cual tuvo que cerrar luego de un año, pues fue cuando la recesión en el 2008 afectó los negocios y la economía del país.
Ya para el 2012, Janet Alexandria trabajaba en una compañía de Cesspool, un oficio que generalmente realizan los hombres, pues se necesita cavar tierra y hacer instalación y limpieza de drenajes. «La güera», dirigida por el propietario de CDM Cesspool, Michael, ayudó a que esta compañía se posicionara en el mercado americano e hispano, pues ella se encargaba de atender las llamadas en español.
Cuenta «La guera» que mientras visitaba a una amiga suya, propietaria de un salón de belleza en Westhampton, conoció a Benny, un locutor de radio que había llegado de Texas para iniciar un programa de radio en La Fiesta 98.5.
“Benny me escuchó hablar con Magali, mi amiga, y como yo siempre me estoy riendo y carcajeando, él se acercó y me dijo que me invitaba a participar en un programa de radio, mientras conseguían a una locutora. Yo acepté y lo demás es historia”.
El Gallo de la Radio fue un programa en el cual debutó como locutora, siendo una presencia importante en el mercado mexicano y centroamericano, principalmente. El productor ejecutivo, Julio Cambrón, dejó a cargo de «La güera», la labor de ventas publicitarias para el programa, así que no sólo era la locutora, conocida en aquel entonces como “La güera Salomé” o simplemente “La güera”.
Su paso por la radio duró unos ocho meses, en su primera etapa. Cuando El Gallo de la Radio y En Buena Onda concluyeron, «La güera» fue invitada para participar en otros programas de la misma emisora, auspiciados por una importante firma de abogados. «La güera» llegó a La Gran Manzana a principios del 2015, cuando suplió las vacaciones de Iliana Sánchez “La nena”, en la única radiodifusora mexicana en Nueva York; La Invasora 1600 A.M.
Entre el mundo de la farándula de la música regional mexicana y decisiones importantes en su vida personal, Janet Alexandria “La güera”, en este momento, es independiente, vive en su casa, con sus dos hijos en Ridge y viaja constantemente por varios países de Latinoamérica, promocionando una nueva marca de tintas para tatuajes.
Nos cuentan que por estas fechas vino a visitar a su familia en Querétaro y se ha hecho un nuevo tatuaje en la pierna.

Andrea Cambrón Maya
@laentrevistaconandrea