Carlos Garfias Merlos

Les saludo a todos con mucho cariño, y los invito para que ahora celebrando la Jornada Mundial Del Enfermo el 11 de febrero, pongamos nuestra mirada en los enfermos, que hoy nuevamente hagamos conciencia de la importancia que tiene que sepamos acompañar, que sepamos ser cuidadosos y cariñosos con nuestros enfermos.

Recuerden que en el momento del dolor y del sufrimiento, en el momento en que el enfermo se encuentra ante la enfermedad que lo amenaza, que le quita las posibilidades de tener todas sus capacidades, pasa por un momento muy especial.

Celebremos la Jornada del Enfermo en el esfuerzo de cuidar, en el compromiso de atender y en la decisión de servir a nuestros hermanos enfermos. Y como el Papa nos lo pide en su mensaje para esta Jornada Mundial del Enfermo, gratis lo hemos recibido, gratis hagámoslo presente entre los enfermos, si gratis hemos recibido todos los beneficios de la salud, gratis demos toda nuestra atención, nuestro amor, nuestro cariño y nuestro servicio a los enfermos.

Los invito a todos para que seamos siempre muy atentos, muy cuidadosos, y serviciales de nuestros hermanos enfermos; a los enfermos los invito para que sepan encontrar consuelo y fortaleza en Cristo, y sepan vivir su dolor y su sufrimiento a la Pasión y muerte de Cristo para que su dolor y sufrimiento se convierta en camino de salvación, camino de vida, de fortaleza, de amor y de entrega a los demás.

Saludo y felicito a todos los enfermos y los invito para que mantengan siempre su unión con Cristo, y a todos que podamos seguir sirviendo a nuestros hermanos enfermos gratis, como gratis lo hemos recibido.

Les hago llegar a todos mi bendición, el Señor esté con ustedes. Amén.

Compartir