Las cinco mil despensas serán obtenidas y entregadas en Morelia, Guadalajara y Querétaro (Foto: Cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Con el lema: “El amor no se detiene”, un grupo de jóvenes a través de la organización, “Juntos podemos”, e integrantes del grupo “Amo mi ciudad” de la iglesia cristiana “Más Vida”, emprendieron esta cruzada a favor de la nutrición de quienes padecen escasez de trabajo y marginación.

“Inició como un sueño, el reparto de despensas para familias de escasos recursos económicos, la meta eran 400, pero ya han repartido mil 300 y van por 5 mil”, compartió José Daniel Trejo Villareal, quien inició “Juntos Podemos”.

Al conocer de esta iniciativa, los pastores de Más Vida, compartieron los esfuerzos con la comunidad cristiana y los resultados se han multiplicado exponencialmente.
(Foto: Cortesía)

Desde que la contingencia sanitaria, los jóvenes se unieron en este esfuerzo común y cada sábado se instalan en el estacionamiento de Office Max, aledaño a la Avenida Enrique Ramírez en donde desde las 11:00 hasta las 14:00 horas reciben las donaciones de quienes voluntariamente deciden colaborar. El Centro de Acopio en más vida cumbres los domingos de 10 a 14:00 horas.

Las cinco mil despensas serán obtenidas y entregadas en Morelia, Guadalajara y Querétaro.

Las despensas constan de productos que en total suman 300 pesos y que alcanza para una familia de cuatro personas, a quienes les harán entrega mensualmente hasta julio, y en caso de que la contingencia dure más es probable que se continúe con la labor.

A través de una base datos se ha apoyado a familias de toda la ciudad, pero principalmente de las colonias con mayor grado de marginación en donde incluso hay familias a las que les han apoyado cada quincena.

(Foto: Cortesía)

Para la entrega de los apoyos han conformado seis equipos que se dividen por distritos. “Cualquier persona que se quiera sumar es bienvenida”, expuso.

Quienes deseen apoyar pueden solicitar información en: Juntos Podemos; o en Instagram:  @Juntospodemosmx

Por: Fátima Miranda/E